Un título con color cien por cien asturiano

A lomos de su Puch Cobra el piloto gijonés logró su primer título de la Copa Nacional de Motocross Clásico./Moto Club Puch Asturias
A lomos de su Puch Cobra el piloto gijonés logró su primer título de la Copa Nacional de Motocross Clásico. / Moto Club Puch Asturias

Efrén Cabo consiguió el nacional de Mx Clásico con una Puch fabricada en la fábrica del Natahoyo en los ochenta

Hugo Velasco
HUGO VELASCOGijón

Lo que comenzó hace dos años como un hobby de un grupo de amigos que tenían en común su pasión por las motocicletas Puch, para Efrén Cabo (Gijón, 1976) se convirtió en la posibilidad de disfrutar de la pasión por la competición a lomos de una parte de la historia de Asturias. Lo hizo con una de las motocicletas Puch Cobra que se fabricaron durante décadas en Gijón y con la que logró este año el título nacional de la Copa de España de Motocross Clásico y el título regional del Trofeo Clásicas Mx Astur.

Cabo compitió prácticamente siempre dentro de la modalidad de Enduro donde llegó a defender los colores del Principado en el Campeonato de España, con un gran debut en la temporada 2003 en la que a pesar de su inexperiencia y una lesión en la primera parte de la campaña logró finalizar cuarto del nacional. Continuó después en las pruebas del nacional dos años más. Efrén Cabo volvió de nuevo al panorama nacional la campaña pasada junto al Moto Club Puch Asturias, pero en esta ocasión dentro de la Copa de España de Motocross Clásico, en donde iba a compartir pista con su padre y gran culpable de su pasión por las motos, Avelino Cabo, quien fuese piloto semioficial de la marca gijonesa en los campeonatos de España de la década de los 70.

A lomos de una Pucha Cobra de los años 80 y que fue completamente restaurada por el grupo de apasionados que componen el Moto Club gijonés, el cual encabeza Gilberto Valle, y que se reúnen cada semana para disfrutar de su pasión por la marca que poblase las carreteras del Principado durante décadas, Cabo logró concluir tercero de la categoría 80 cc. Evo en su primera temporada dentro de la Copa de España de Motocross Clásica. Un año en el que el título fue para su compañero de equipo, Jorge Curreya, tras repartirse entre ambos el triunfo en seis de las diez mangas del certamen.

Final apretado

Para esta temporada y sin Curreya en la parrilla de salida del campeonato, Cabo tenía la responsabilidad de traerse de nuevo el título para el Principado, un objetivo que se resistió hasta la última prueba de la Copa de España que se disputada en la localidad soriana de Arcos de Jalón, al no haber tomado parte en la cita de finales de septiembre en Montgai (Lleida).

Con un exiguo margen de tres puntos sobre el andaluz Manuel Suárez y de cuatro sobre el también andaluz Antonio Ruiz, al gijonés no le pudieron los nervios y consiguió el doblete dentro de la categoría 80 cc. Twinshock, con la que certificó una temporada prácticamente perfecta en la que se subió al primer escalón del podio en siete de las ochos mangas de las que tomaba parte, y que únicamente el abandono en la primera carrera de As Neves le impedió firmar un pleno de triunfos.

Pero la temporada del nuevo campeón nacional no se quedó ahí, ya que el camino que abrieron ese grupo de aventureros que decidieron dar el salto a nivel nacional en el 2016, y que había tenido una primera muestra el año anterior en la tradicional cita de motos clásicas que se lleva a cabo en Colombres en el mes de octubre, hacía que para esta temporada se crease en Asturias el Trofeo Clásicas MX Astur , donde el gijonés se hacía con el título en 80 cc. Twinshock al ganar nueve de las diez mangas del trofeo.

Fotos

Vídeos