El truco de Gurney para ganar tras romper el motor

El primer campeón en Daytona fue el histórico Dan Gurney, un piloto que fue el primero en celebrar sus victorias rociando el champán y también en utilizar un casco que le cubriera toda la cabeza. El estadounidense llevaba una vuelta de ventaja y ya se veía ganador cuando el coche se quedó sin fuerza. Si aprovechaba el impulso y cruzaba la meta, tendría que dar una vuelta más, así que lo paró en un lado, pegado al muro. Se bajó y fue a hablar con el director de carrera y cuando le advirtió de que iba a bajar la bandera, regresó a su bólido y, usando el motor de arranque, cruzó la meta de la carrera que entonces era de solo tres horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos