Al rescate de Paco Herrera

Paco Herrera gesticula mientras da órdenes a sus jugadores en la sesión de ayer. /  ARNALDO GARCÍA
Paco Herrera gesticula mientras da órdenes a sus jugadores en la sesión de ayer. / ARNALDO GARCÍA

El Sporting, con tres canteranos en la lista, busca una victoria que le dé tranquilidad en un duelo que marcará el futuro del técnico en el banquilloLas siete bajas con las que cuenta el equipo obligan al preparador a cambiar el sistema y a recuperar la defensa con cuatro jugadores

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

La vida deportiva de Paco Herrera en el Sporting ha dado un vuelco en las últimas semanas. El preparador catalán aterrizó en Gijón el pasado verano con la aprobación de gran parte del entorno rojiblanco para hacerse cargo del banquillo. Pero, diecisiete jornadas después, el cuerpo técnico que él encabeza se encuentra en el alambre y su futuro inmediato queda pendiente del resultado de esta noche ante el Barcelona B.

La imagen ofrecida en sus dos últimos compromisos en El Molinón ha terminado por desesperar a la afición. Las dos derrotas ante el Cádiz y el Zaragoza han colmado el vaso de la paciencia de los seguidores rojiblancos, que aguantaron en sus asientos hasta el pitido final para despedir al equipo con una sonora pitada. La bronca no pasó desapercibida para nadie. Ni si quiera para el director deportivo, Miguel Torrecilla, que mantuvo una breve conversación con el consejo el pasado domingo en El Molinón, en la que mostró su total confianza en Paco Herrera.

Pese a la ratificación del máximo responsable de la parcela deportiva en el Sporting, el futuro del técnico en Gijón pende de un hilo. El propio Paco Herrera ha reconocido que esta noche se jugará gran parte de sus opciones para continuar al mando de la nave rojiblanca. Y lo hará con un equipo plagado de bajas, hasta siete, para regresar a la senda de la victoria.

La fortuna, en cualquier caso, no acompaña al cuerpo técnico. La enfermería rojiblanca está a un paso de colgar el cartel de aforo completo. Las bajas más sensibles, al margen de la de Sergio Álvarez, que ha dejado un enorme hueco en el centro del campo, son las de Bergantiños, Rachid y Jordi Calavera.

La lesión del centrocampista gallego deja huérfano una de las parcelas más importantes en el mundo del fútbol. Después de que Herrera encontrara en Bergantiños y Sergio la pareja perfecta de baile para aportar equilibrio, se ha quedado sin ellos para afrontar el duelo más importante para él en lo que va de temporada. A ellos se sumó Rachid. El franco-argelino continúa con molestias musculares y ha preferido parar para no forzar. Esa decisión no ha convencido a Paco Herrera. De hecho, el técnico desveló ayer que todas las pruebas a las que fue sometido el rojiblanco han descartado cualquier tipo de lesión.

La cantera como remedio

Con todos los centrocampistas lesionados, Herrera dará una oportunidad a Nacho Méndez. El canterano podrá disfrutar de la titularidad, por segunda vez durante el curso, ante el Barcelona B. Al preparador no le queda más remedio que alinear al rojiblanco, que estará bien flanqueado para dirigir al equipo en el Mini Estadi.

En principio, Álex Pérez, hombre de confianza del técnico, repetirá en el centro del campo. En el choque ante el Zaragoza, el madrileño abandonó la línea defensiva para participar junto con Rachid en los últimos minutos. Junto a él y a Nacho Méndez actuará Moi Gómez para reforzar la medular.

El trivote regresa por obligación. Será como consecuencia de que Herrera no puede utilizar una defensa con cinco jugadores, pese a que ese era su deseo para intentar doblegar al filial del Barcelona. El Sporting, además, afronta el choque sin laterales derechos después de que el míster descartara la posibilidad de convocar al canterano Adri Montoro por decisión técnica.

Falta de confianza

Al preparador parece no convencerle ningún futbolista del filial ya que da la impresión que la participación de los canteranos llega después de agotarse todas las opciones disponibles. Esta noche, la banda derecha la ocupará Juan Rodríguez, central del Sporting B que lleva entrenándose en dicha posición toda la semana.

La defensa con cuatro efectivos y el trivote en el centro del campo tan solo dejan tres huecos en la alineación, sin contar la portería. Michael Santos deberá de asumir la responsabilidad ofensiva ante el cuadro azulgrana porque será la referencia en el ataque. Parece evidente que Rubén, en la izquierda, y Carmona, en la derecha, acompañarán al uruguayo en el terreno de juego.

No es descartable que Herrera pueda apostar por Borja Viguera para participar por detrás del delantero. Dicha opción, no obstante, debilitaría el centro del campo en un encuentro en el que controlar la posesión del balón sería la mejor defensa ante un rival con mucha velocidad en el ataque.

El que parece que continuará en el banquillo y sin disfrutar de minutos es Stefan Scepovic. El técnico envió un mensaje al delantero tras el partido ante la Cultural Leonesa. Las cuatro jornadas que lleva como suplente no parecen que le hayan servido para captar el mensaje del entrenador, que ni tan siquiera lo utilizó en las dos últimas jornadas.

Herrera se la juega ante un rival que llega a la cita más necesitado que nunca. El filial azulgrana suma ocho jornadas consecutivas sin ganar, lo que le ha llevado a ocupar una de los cuatro posiciones de descenso. Gerard López, entrenador del cuadro catalán, recupera para el duelo a Rodri Tarín y Carles Pérez.

La victoria del Sporting adquiere carácter obligatorio. El tren del 'play off' no puede alejarse más y Herrera no desea abandonar su puesto. Es ahora o nunca.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos