Más de seis décadas ininterrumpidas con la caña a cuestas

Pepón 'el Barquero' a pie del Sella, en Arriondas, con la zona de El Barcu al fondo, donde suele ser un habitual. / JUAN LLACA
Pepón 'el Barquero' a pie del Sella, en Arriondas, con la zona de El Barcu al fondo, donde suele ser un habitual. / JUAN LLACA

José Luis Gutiérrez Soto 'Pepón el Barquero', que además ganó el Sella en piragua, sigue a sus 77 años en plenas facultades para la pesca

J. L. C. ARRIONDAS.

Que José Luis Gutiérrez Soto 'Pepón el Barqueru' (Arriondas 1941) es una de la grandes leyendas del Sella parece un hecho indiscutible. Admirador de pescadores de referencia como Ramón Villar Corteguera, forma parte de un elenco muy selectivo junto los Molineros, los de Pina y otras sagas que han creado escuela y han marcado un estilo propio en esta cuenca fluvial del Oriente asturiano. Junto a su hermano, Javier Gutiérrez Soto, fallecido en 2007, es uno los ribereños parragueses históricos dentro del conocido clan de 'los Barqueros'. Este año cumple 77 y junto con Manuel González Otero 'el lecheru de Villanueva', que a sus 95 años está prácticamente retirado de la pesca, forma parte de la estirpe de los más longevos del Sella.

Pepón, que a su edad sigue en buena condición física, cogió la primera caña con solo diez en años y a los once «pesqué mi primer salmón, es algo que no se olvida». Durante casi seis decádas no ha faltado nunca a su cita con la caña. Los pozos de El Barcu y El Arcu, a la vista de un marco incomparable como el Puente de Arriondas junto a su casa, han sido sus lugares más frecuentados en el río. Se comenta en el mundillo del deporte de la caña que el citado lecherín echó a tierra más de un millar de ejemplares a lo largo de su vida. Pero Pepón no quiere ni mucho menos presumir de ello. «No creo que haya llegado esa cifra, pero sí es verdad que pude pescar cientos de ellos cuando no existía el cupo y había bastantes en el río». Podría relatar numerosas anécdotas en sus casi 70 años en las riberas. «Hubo años en los que aquí, junto al Puente de Arriondas, salieron siete u ocho el primer día de la temporada, pero hoy por desgracia no es así», puntualiza.

Pero sus recuerdos más gratos fueron «cuando conseguí el campanu dos veces, en 1978 y en los noventa. Son cosas que nos se olvidan».

Reconoce que la especie está en peligro y «hay que hacer algo para que no nos quedemos sin salmones». La pesca en el mar, la contaminación, pero sobre todo las escasas repoblaciones son algunos de los factores que amenazan en su opinión al 'monarca de los ríos'. Aunque lo que verdaderamente le preocupa a este respetado ribereño son los depredadores. Desde el popular Hostal Español observa cómo los cormoranes atacan distintas especies en el río. «Hace poco se encontró un pájaro de estos muerto y tenía dentro peces grandes, alevines e incluso anguilas. Son lo peor para los salmones», subraya.

Asimismo, la orilla del río en su natal Arriondas le vienen gratos recuerdos, no solo de la pesca. «Gané el Sella con Juan Manuel Feliz -actual presidente del Codis-, en 1968 y es un imagen que siempre tengo en mente». Ambos fueron los primeros palistas del concejo en subirse a lo más alto del podio de la conocida prueba piragüística.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos