El Comercio

Pablo Carreño se quita el cartel de eterna promesa

Pablo Carreño se quita el cartel de eterna promesa
  • La once victorias en la gira americana entre Winston Salem y el Open USA, su mejor racha, le convierten en el jugador español revelación

Pablo Carreño (39 ATP) atraviesa el mejor momento de su carrera deportiva y se codea con la élite, por lo que ya se ha quitado el cartel que le catalogaba como la eterna promesa del tenis español.

2016 será un año inolvidable para el jugador gijonés, que alcanzó nada menos que siete finales que le han reportado dos títulos, el primero en dobles y el segundo en individual.

Sin duda, la racha de victorias en las dos últimas semanas, que suman once entre singles y dobles, son las que le han convertido en la gran revelación del tenis español.

Su primer triunfo en individual se produjo recientemente en Winston Salem, con una victoria ante Bautista (17 ATP) en la final que le dio una gran confianza en un torneo en el que superó a jugadores con mucho mejor ránking, casos de Kuznetsov y el uruguayo Pablo Cuevas.

Con el primer entorchado en sigles bajo el brazo, Carreño llegó al Open USA, en el que cayó eliminado en la tercera ronda, algo que ya había logrado ya hace tres años. Solo le pudo parar los pies el austríaco Thiem, número 9 del mundo, a quien le puso las cosas muy difíciles para conseguir la victoria.

Pero Carreño no se quería ir del Open USA, porque ya estaba en la segunda ronda del Grand Slam estadounidense en dobles. Con Guillermo García-López (50 ATP) ya tuvo actuaciones de verdadero mérito en esta modalidad y ambos querían resarcirse de su eliminación en el cuadro individual. Así, el albaceteño y el asturiano comenzaron a creer que podían llegar lejos cuando vencieron al polaco Lukasz Kubot (24 ATP) y al austríaco Alexander Penya (25 ATP), un binomio muy experimentado que está entre las mejores parejas en dobles.

Tras este triunfo se quedaron a las puertas de las semifinales, pero parecía complicado superar a Feliciano y Marc López en el camino de disputar el título. Eran los campeones del Roland Garros de esta temporada y, además, el segundo de ellos se colgó el oro olímpico formando dupla con Nadal, sin olvidar que son los titulares para Conchita Martínez la Copa Davis que disputarán esta semana.

Misión casi imposible, pero la pareja astur-manchega salió a jugar sin complejos. Y lo que parecía una utopía se convirtió en realidad al vencer por 6-3 y 7-6 (4) en una hora y 29 minutos. Los 'súper López' venían como favoritos tras apartar del torneo a los hermanos Bryan, pero Carreño y García-López estuvieron mucho más sólidos desde el fondo de la pista y anularon a sus rivales.

En el duelo por el título no tuvieron opciones, pero el gijonés y el de La Roda salieron a «disfrutar de la final de un Grand Slam», una experiencia que no está al alcance de cualquiera, pero lo que parece claro es que volverán a repetir como dupla en lo que queda de calendario.

Carreño tiene más victorias este año (47) que las que acumuló hasta 2015 (30) y es el jugador español más joven con mejor ránking.