El Comercio

Pablo Carreño, durante el Torneo de Winston Salem.
Pablo Carreño, durante el Torneo de Winston Salem. / ATP

Carreño sube 31 escalones en dobles

  • Aunque ostenta mejor posición en la competición por parejas, el jugador forjado en el Grupo tiene claro que «la prioridad es el individual»

  • El gijonés salta al puesto 30 y mantiene el 39 en la ránking mundial en individuales

No es habitual que un tenista de entre los 100 mejores del mundo dé un salto de 31 puestos. Pero Pablo Carreño sigue sorprendiéndose a sí mismo en este 2016, en el que ha logrado dos títulos en siete finales cuando un año antes parecía impensable disputar una corona.

Ayer se produjo una nueva noticia cuando se actualizó la clasificación ATP. El jugador gijonés pasó de la posición número 61 a la 30 en dobles, a la vez que se mantiene en la plaza 39 del ránking individual.

Carreño reconocía ayer a EL COMERCIO desde Nueva York que «en un principio no sabía ni qué puesto podría alcanzar después de haber llegado a la final del Open USA con Guilllermo». El jugador forjado en el Grupo Covadonga confesaba que «no me esperaba un salto tan grande, pues para mí la competición de dobles no era la prioridad, pero sí me gusta jugarla», aunque matizaba que «me viene bien de cara a mejorar alguna cosa para el individual».

El tenista insiste en que, pese a que contar con una mejor clasificación en la competición por dúos, «no altera para nada mis planes porque lo principal es que me aporte al 'single'»

Carreño es junto con Nadal el único español que logró victorias absolutas en las dos modalidades, además de haber estado en un buen número de finales. «Creo que este año he dado un salto de calidad y se está viendo reflejado en los resultados, con tres finales de individual, que me reportaron con un título, y cuatro de dobles, con los que sumé otro». «Además, una de ellas fue de 'Grand Slam', como el pasado sábado en Nueva York, por lo que espero seguir mejorando», hizo hincapié.

En vista del éxito en la gira estadounidense, el gijonés repetirá con el albaceteño: «Ya habíamos hablado Guillermo y yo de jugar el dobles después de Roland Garros, pero por diferentes circunstancias solo coincidimos en tres torneos. Ahora continuaremos jugando juntos siempre que participemos en el mismo torneo y que no nos perjudique en los 'singles'».

También confía en mejorar su ránking en la gira asiática y europea que le queda para finalizar la temporada. «Me quedan seis torneos y estoy en un momento de forma alto, así que espero poder seguir escalando en la clasificación mundial hasta final de año con vistas a empezar el 2017 con mayores expectativas», asegura.

Entrenamiento en Nueva York

Pablo Carreño hizo ayer un poco de físico en el gimnasio antes de regresar a Barcelona desde Nueva York. «Ahora aprovecharé el fin de semana para descansar, porque en quince días vuelvo a las pistas», apuntó.

El mejor jugador asturiano de todos los tiempos tiene programados los torneos de Chengdu, Beijing o Tokio y Shanghai, en Asia, y los de Moscú, Basilea o Viena y París, en Europa, donde cerrará el ejercicio.

Con solo 25 años -logró su primer título en Ecuador con 24-, Carreño se ha convertido en el tenista español más joven con mejor ránking. Para los entendidos, ha alcanzado un grado de madurez que le ha permitido codearse con los grandes de la raqueta.