El Comercio

Pablo Carreño se muestra intratable en dobles

Fyrstenberger, a la derecha, abraza a Carreño en el partido de dobles ayer en Chendgu.
Fyrstenberger, a la derecha, abraza a Carreño en el partido de dobles ayer en Chendgu. / OPEN CHENDGU
  • El jugador forjado en el Grupo, que en este 2016 logró dos títulos en siete finales, tiene un duelo inédito hoy en el cuadro individual con Bagdatis

  • El gijonés ganó ayer en el Open de Chendgu con el polaco Fyrstenberger, su séptimo compañero este año

El papel de Pablo Carreño como doblista en 2016 es más que notable. Ayer en el Abierto de Chendgu (China), en el que hoy se estrenará en el cuadro individual contra el jugador chipriota Marcos Baghdatis (36 ATP), consiguió su primera victoria con su séptimo compañero este año: el polaco Mariusz Fyrstenberger. Con él se impuso sin muchos problemas en la primera ronda del torneo asiático a los tenistas locales Yan Bai y Di Wu, por 6-2, 6-7 y 10-6.

Sorprende lo bien que se desenvuelve Carreño esta temporada en la competición de dobles, que por segunda semana consecutiva mantiene sus dos mejores posiciones en el ránking desde que está en el circuito profesional: 39 en individuales y 30 en dobles.

Precisamente en esta modalidad, en la «me he sorprendido a mí mismo», logró su primer título ATP. Fue el 7 de febrero junto al argentino Guillermo Durán cuando venció en el Open de Quito a los brasileños Thomas Bellucci y Marcelo Demoliner, dos especialistas en dobles.

Posteriormente, alcanzó dos finales consecutivas con el canario David Marrero. En Río, el 21 de febrero, cayeron contra los colombianos Juan Sebastián Cabal y Robert Farah, mientras que siete días más tarde perdieron el título contra los argentinos Julio Peralta y Horacio Ceballos.

Pero sin duda, la 'guinda del pastel' por el momento como doblista se produjo el pasado mes de agosto. Después de lograr su primera victoria individual en Winston Salem, ante Roberto Bautista (17 ATP), se plantó en la final de un Grand Slam como el Abierto de EE UU con el manchego Guillermo García-López. En el prestigioso torneo estadounidense, último grande del año, doblegaron a parejas con un ránking muy alto, como en semifinales al binomio Feliciano-Marc López. Esta pareja venía de ganar Roland Garros y Mar López de conseguir la medalla de oro unos días antes en los Juegos de Río haciendo dupla con Rafa Nadal. Carreño también probó suerte este año en dobles con el conquense Pablo Andújar en Australia y los argentinos Andres Molteni en Los Cabos (México) y Guido Pella en Nottingham (Inglaterra).

Perfecta adaptación

Llama poderosamente la gran adaptación que tiene para los dobles el gijonés, aunque ha sido con Guillermo García-López con quien más a gusto se ha sentido. «La amistad que tenemos se refleja en la pista en un entendimiento perfecto», matiza.

Ayer, se compenetró a la perfección con el polaco Fyrstenberger, que hace el número siete como compañero, y espera rivales en segunda ronda, a la espera de enfrentarse hoy a Bagdatis, al que puede superar por su proximidad en la clasificación mundial.