El Comercio

«Tengo confianza, mi compañero conoce a nuestros rivales»

Pablo Carreño se muestra feliz por haber alcanzado, junto con el polaco Mariusz Fyrstenberger, una nueva final este año, lo que ya parece habitual este curso para el jugador que entrena Samuel López, su nuevo técnico.

El gijonés atendió la llamada de EL COMERCIO para comentar, con respecto a su victoria de ayer ante el canadiense Shamasdin y el sueco Siljestrom, que «jugamos muy bien, pero el primer set fue muy duro, porque ellos estaban mejor sobre la pista, pero supimos resolver bien al final».

Sobre la clave del triunfo, Pablo Carreño tiene claro que «fue cuando en el segundo set les rompimos el servicio, cuando el marcador iba 3-2». «A partir de dicho momento, fue todo mucho más fácil y acabamos ganando con mayor facilidad de lo que esperábamos», afirmó el tenista.

El jugador asturiano se muestra satisfecho de su actuación con el polaco Mariusz Fyrstenberger, «porque nos estamos compenetrando muy bien».

Y, sobre los rivales de hoy, Carreño reconoce que «no les conozco mucho, pero mi compañero, todo un experto en la competición de dobles, se ha enfrentado a ellos en alguna ocasión. Vamos a estudiar cómo les podemos vencer mañana (por hoy)».