El Comercio

Carreño se juega el pase a su novena final del año

Carreño, en un momento de su partido contra Raonic, tras haber jugado poco antes con Gasquet.
Carreño, en un momento de su partido contra Raonic, tras haber jugado poco antes con Gasquet. / EFE
  • El asturiano cayó en individual en Pekín ante Raonic tras remontar tres horas antes a Gasquet el partido aplazado del jueves

  • El gijonés, con Nadal, se enfrenta en las semifinales de dobles a los hermanos Bryan, una de las mejores parejas del circuito

Pablo Carreño (38 ATP) afronta el reto de alcanzar hoy junto a Rafa Nadal (4 ATP) su novena final de la temporada después de caer en el cuadro individual del Abierto de China. El gijonés perdió ayer en el cuadro individual con el canadiense Milos Raonic (6 ATP) en los cuartos de final, por 6-4 y 6-4, tras haber jugado cerca de tres horas antes con el francés Gasquet (17 ATP), al que remontó de forma espectacular el partido que se aplazó el jueves por la lluvia.

El galo lo tenía todo a favor, con un resultado de 7-5 y 4-2. Sin embargo, el jugador forjado en el Grupo Covadonga pudo darle la vuelta al resultado y terminó imponiéndose por 5-7, 6-4 y 6-1. El francés, ante el abrumador dominio de Carreño, solo ganó un juego tras reanudarse el duelo. Posteriormente y sin apenas descanso, al no llegarse a las tres horas entre los dos choques, el gijonés perdió ante Raonic.

Pese a la derrota en el segundo encuentro, el gijonés comentó a EL COMERCIO que «me voy contento del torneo individual porque hice dos partidos buenos ante Tomic y Gasquet, que son dos jugadores que tienen un ránking mejor». Después, sobre su duelo con el número seis del mundo, explicó que «no es fácil jugar con él porque tiene un saque muy potente», aunque reconoce que «estoy satisfecho ya que estuve ahí todo el tiempo, muy cerca».

Así las cosas, Carreño vuelve a centrarse en el dobles como lo hizo la semana pasada en el Open de Chengdu, también en China, donde se proclamó finalista con el polaco Mariusz Fyrstenberger, que fue su séptimo compañero diferente en lo que va de año. Rafa Nadal será ahora el octavo.

El gijonés, que el próximo lunes a buen seguro mejorará su puesto 38 de la clasificación ATP, está con muchísima moral y tiene claro que «al lado de Rafa puede pasar cualquier cosa, por lo que vamos a por todas». No obstante, reconoce que «los hermanos Bryan son una de las mejores parejas del circuito mundial».

Además, Nadal, que ayer cayó ante el búlgaro Grigor Dimitrov (20 ATP) por 6-2 y 6-4, no quiere irse de vacío del Abierto de China, que ganó en 2005 y fue finalista en otras dos ocasiones. Con esta derrota, el balear se complica sus opciones de entrar en el Masters de Londres al coincidir la victoria de uno de sus competidores, el francés Gael Monfils, en el torneo de Tokio.

En el torneo asiático, Murray, doble campeón olímpico, ganó, por 7-6 (9) y 6-2 a Edmund (54 ATP), por lo que jugarán la primera semifinal. Raonic y Dimitrov se enfrentarán en la segunda.