El Comercio

Pablo Carreño: «El año está yendo muy bien y espero acabarlo mejor aún»

Pablo Carreño, al término de uno de sus partidos de Pekin.
Pablo Carreño, al término de uno de sus partidos de Pekin.
  • «El ranking muchas veces no dice nada, porque si no, no podrías mejorar, siempre perderías con los que son mejores en él», señala

El tenista gijonés Pablo Carreño, eliminado en primera ronda del Masters 1000 de Shanghái por el francés Giles Simon, se mostró optimista pese al revés en el torneo chino y aseguró que su temporada, que acabará con participaciones en Moscu, Basilea y París, está siendo positiva. «Todavía quedan tres semanas, hay muchos partidos en juego, pero de momento el año está yendo muy bien y espero acabarlo mejor aún», subrayó el asturiano.

Carreño reconoció que el duelo del martes con Simon, en el que cayó estrepitosamente por 6-0 y 6-3, «no ha sido mi mejor partido», y lo achacó tanto a sus problemas de aclimatación con la cancha como a un buen momento de forma del tenista galo. «No he encontrado buenas sensaciones en la pista, además creo que Simon ha hecho un gran partido: ha jugado muy bien, ha fallado muy poco y me ha exigido un ritmo muy alto que no he podido seguir», reconoció el español.

Carreño, que venía de ganar el dobles del Abierto de China junto a Rafa Nadal en Pekín, también admitió problemas de adaptación: «Quizá si me hubiera aclimatado más a la pista, que es bastante diferente a la de Pekín, pues quizá hubiera ido un poco mejor», subrayó. «Pero esto es el tenis, cada semana hay que jugar al cien por cien».

Carreño había jugado dos partidos este año contra Simon, ambos en tierra batida, que se habían saldado con una victoria para cada uno, lo que unido a la igualdad de ambos en el ránking WTA hacía prever un duelo más parejo que el que finalmente se vio en Shanghái.

«El ránking muchas veces no dice nada, porque si no, no podrías mejorar, siempre perderías con los que son mejores en él», advirtió el asturiano, quien dijo acumular ya muchos partidos en su gira asiática -que ha incluido torneos en Chengdu y Pekín- y concluyó que «descansar de vez en cuando viene bien».