El Comercio

El tenista Pablo Carreño.
El tenista Pablo Carreño. / EFE

Simon deja fuera de la cita de Shanghai a Pablo Carreño

  • El tenista asturiano no pudo frenar a su rival francés, que lo doblegó por un contundente 0-6 y 3-6, y ya piensa en su próxima cita de Rusia

En la memoria del tenista Pablo Carreño quedará para siempre un año 2016, aún no concluido, espléndido. Agresivo, valiente con la pelota, como le gusta decir a su entrenador Samuel López, el gijonés aumenta poco a poco sus expectativas. Con el puesto treinta del ránking a tiro (es actualmente el número 35 ATP), la moral a tope, los resultados bendiciendo una trayectoria casi inmaculada y avalado por sus primeros títulos, su debut ayer en el Masters 1.000 de Shanghai no fue el esperado. No era su día. Él mismo lo decía.

«No me encontré cómodo. No ha sido mi mejor día». Las palabras de Pablo Carreño, al que los compromisos se le suceden de forma continua, no ocultan su decepción por su derrota ante un rival como el francés Gilles Simon (que ocupa el puesto 32 ATP, apenas tres por encima del asturiano). Con poco tiempo para descansar, se plantó en Shanghai, la ciudad más poblada de China, con la mente aún en su éxito de dobles, junto a su «amigo» Rafael Nadal, en el Abierto de China , pero con el reto de derrotar a un contrario al que ya había difuminado sobre la arcilla de Estoril, aunque, del mismo modo, había 'fallecido' poco después en Madrid.

El debut, sin embargo, no fue el esperado. «Tampoco ha sido un desastre de partido. He luchado hasta el final, pero no estuve todo lo acertado que me hubiera gustado», reconocía el tenista forjado en la cantera del Grupo Covadonga. El resultado del encuentro de primera ronda del torneo de Shanghai, penúltimo torneo ATP 1.000 de la temporada, fue contundente (0-6 y 3-6).

El primer set llevó de forma clara el sello del francés Gilles Simon. El encuentro se esperaba apretado, disputado, dada su proximidad en el ránking ATP. Pero no fue así. Carreño no pudo mantener su servicio sobre el sintético chino. Perdió los tres de los que dispuso y cerró el set con un contundente 0-6.

Y la leve reacción que el tenista asturiano puso en juego durante el segundo set no fue suficiente para encarrilar una posible reacción. «Hubo algún momento en el que podía haber cambiado el partido, pero no conseguí ganar ningún punto de 'break'», explicaba el jugador, que esta vez, salvo en una ocasión, sí mantuvo su servicio y puso en mayores aprietos a su rival.

«Simon es un gran jugador. Es una derrota obviamente y siempre duele perder», reconocía minutos después de finalizar el encuentro Carreño, que pasa página y mira ya a la próxima semana. El calendario le aguarda. Más concretamente, el torneo de Moscú. Será la próxima semana. Casi sin tiempo que perder.

Djokovic, adelante

El pase sin grandes contratiempos a octavos del máximo favorito, Novak Djokovic, y las derrotas de cabezas de serie como el croata Marin Cilic y David Ferrer fueron los otros titulares de la jornada de ayer en Shanghai.

El serbio se impuso en su debut en el Estadio Magnolia al italiano Fabio Fognini, por un doble 6-3, que despejó dudas sobre su estado físico después de haber cancelado a última hora su participación en Pekín. El partido épico del día, en todo caso, lo protagonizaron David Ferrer y Feliciano López. Disputaron dos horas y media de tenis de alto voltaje, del que el segundo salió vencedor por 7-6 (3), 4-6 y 7-6 (4). 'Feli' estuvo agresivo y decidido a ganar por la vía rápida.

Otra sorpresa la cosechó el que para muchos es el gran tenista del futuro en el circuito ATP, el alemán Alexander Zverev, quien remontó un primer set en contra y venció al croata Marin Cilic por 3-6, 6-3 y 6-2.