El Comercio

«Acabé desquiciando a Fognini en el tercer set»

El gijonés se prepara para golpear la bola durante el partido.
El gijonés se prepara para golpear la bola durante el partido. / AFP

Pablo Carreño se mostró radiante por la consecución de su cuarto título ATP, el segundo en individual. La celebración lo dice todo. El jugador gijonés cayó de rodillas al suelo e hizo su característico gesto de alegría, que ya hizo a finales de agoto cuando logró su primer triunfo en 'singles' en Winston Salem.

El jugador, en conversación con EL COMERCIO, confesó que «fue una final muy dura y muy bonita contra un Fognini que me conocía bastante bien». Y explicó sobre la misma que «él empezó jugando muy bien, pero sabía que, si le salían las cosas, iba a ser difícil contrarrestarle, por lo que lo importante era seguir a buen ritmo todo el tiempo y esperar a que bajase un poco, que fue lo que hice y aproveché».

«A partir del segundo set me encontré mejor y en el tercero jugamos los dos a gran nivel, pero le acabé desquiciando», reconocía un Carreño que destacaba su estado de satisfacción. «Estoy muy contento por esta semana, que no fue fácil. Ahora toca pensar en la siguiente, que es en Basilea», dijo

Ahora, en Basilea

El gijonés jugará, a partir de mañana, la Suiza Indoor de Basilea, un ATP 500 en el que se enfrentará a Fernando Verdasco (44 ATP) en primera ronda. En dobles jugará con el italiano Paolo Lorenzi (38 ATP).

Cabe resaltar también que Pablo Carreño fue esta semana en los distintos torneos ATP el único superviviente español. En Moscú, donde participó el gijonés, cayeron Marcel Granollers, Roberto Bautista y Albert Ramos, mientras que, en Antwerp (Bélgica), fueron eliminados Tommy Robredo, Guillermo García-López, David Ferrer e Íñigo Cervantes. Tampoco tuvieron demasiada fortuna Nicolás Almagro y Fernando Verdasco en Estocolmo (Suecia), que también perdieron.