El Comercio

Pablo Carreño alza con orgullo el trofeo que le acredita como ganador de la Kremlin Cup.
Pablo Carreño alza con orgullo el trofeo que le acredita como ganador de la Kremlin Cup. / EFE

Carreño amarra su cuarto torneo ATP en 2016

  • El gijonés ganó la final de la Kremlin Cup en Moscú ante el italiano Fognini y hoy alcanzará su mejor ránking en la clasificación mundial: el puesto 32

Pablo Carreño continúa imparable en este último tramo de su mejor año en el circuito profesional. Ayer se hizo con su cuarto título ATP después de vencer al italiano Fabio Fognini, por 4-6, 6-3 y 6-2, en la final de la Kremlin Cup, que se disputó en Moscú, después de una hora y 57 minutos de partido.

Se trata del segundo título individual del gijonés tras hacerse con el de Winston Salem el pasado mes de agosto, cuando se impuso a Roberto Bautista (13 ATP) en la final. A este entorchado se suman las dos victorias en dobles. Primero, con el argentino Guillermo Durán en el mes de enero en Quito, y, después, con Rafa Nadal en el Abierto de China hace solo quince días.

En su duelo de ayer contra Fognini, Carreño puso en marcha una receta muy sencilla: aguantar, remontar y rematar. El italiano logró un madrugador break para colocarse con ventaja en el marcador y supo gestionar esa diferencia durante todo el primer set, que ganó 6-4. El gijonés no se repuso del golpe inicial y fue siempre a remolque.

Pero Carreño salió a por todas en el segundo set y le rompió de mano el saque a un Fognini que parecía confiado (2-0). El camino del triunfo del asturiano se abrió y, a base de casta y buenos golpes, se puso con una ventaja de 5-2, que dejó prácticamente sentenciado la manga.

En el tercero dio la impresión de que Fognini iba a reaccionar al adjudicarse el primer juego. Sin embargo, la reacción del 'raqueta' forjado en el Grupo Covadonga no se hizo esperar al conseguir dar la vuelta al resultado (2-1) y perder el transalpino el servicio. El siguiente juego se lo anotó el gijonés, aunque el italiano redujo distancias (3-2). Pero Carreño pisó el acelerador al hacerse con los dos siguientes (5-2), perdiendo de nuevo su rival el servicio. A renglón seguido, el discípulo de Samuel López y César Fábregas remató la faena.

La victoria de ayer en Moscú tuvo un mérito añadió para Pablo Carreño porque apenas tuvo tiempo de recuperarse de la semifinal. Fognini, en cambio, dispuso de más horas para descansar.

Partido clave contra Bublik

El gijonés ganó el partido clave para conquistar esta Kremlin Cup al derrotar en cuartos de final al ruso Bublik, que se impuso en octavos de final a todo un Roberto Bautista, que ganó una semana antes a todo un número uno mundial como Novak Djokovic. «Fue un partido durísimo, en el que además la grada no paró de animarle», confesó el asturiano tras este citado enfrentamiento.

A Fognini le había ganado en Portugal en 2013, por lo que es su segunda victoria, pero Carreño tuvo que preparar el partido contra el italiano a fondo ya que ambos jugadores se conocían mucho tras haberse entrenado juntos en Barcelona hace una temporada.

La décima final del año a Carreño le ha reportado el cuarto título de su trayectoria y de la temporada, el segundo en individual, y le une a Rafa Nadal y a Roberto Bautista como ganadores de dos torneos en este 2016. Asimismo, el gijonés se convierte en el primer tenista español en hacerse con la Kremlin Cup.

El premio a esta victoria le va a suponer ascender al puesto 32 del ránking mundial, su mejor clasificación. La progresión de Carreño desde el 'top 50' al 30 pasa por este 2016 en el que ha consolidado en la élite.