El Comercio

El gijonés será cabeza de serie en el Open de Australia

Pablo Carreño ha entrado en el club de los grandes jugadores del circuito profesional de tenis. Su trigésimo segundo puesto actual en la clasificación mundial, a falta de dos torneos para acabar la actual temporada, le va a permitir algo que no estaba a su alcance hasta el momento: jugar el Open de Australia como cabeza de serie.

Carreño explica que me «había marcado conseguir entrar entre los 32 primeros, que es precisamente el corte para lograr esa clasificación para el primer Grand Slam del año».

En este sentido, el tenista gijonés añade que «me quedaban con el de Moscú tres torneos por jugar, pero creo que es mucho mejor conseguir las cosas a la primera».

No obstante es consciente de que «de momento todavía no se ha cumplido el objetivo total del año porque no acabé la temporada y pueden pasar muchas cosas, pero es un paso muy importante el haber sumado 250 puntos en la Kremlin Cup».

Carreño, con 1.360 puntos, se ilusiona con mejorar aún más su ránking individual. Tiene a tiro un puesto más arriba al estadounidense Steve Johnson (1.365). Después, y por este orden, están Feliciano López y Sam Querrey (1.375) y Víctor Troicki y John Isner (1.385), por lo que la vigesimoséptima plaza es asequible para el destacado tenista gijonés.

Muguruza cae en el Másters

La checa Karolina Pliskova y la rusa Svetlana Kuznetsova salvaron un punto de partido en cada uno de sus partidos del grupo Blanco, y derrotaron a la española Garbiñe Muguruza y a la polaca Agnieszka Radwanska, respectivamente, para sumar sus primeros triunfos en el Masters que se disputa en Singapur.

Fueron sin duda dos historias muy similares y completadas a base de reacciones cuando las dos ganadoras de la jornada estaban casi abocadas a la derrota. Pliskova se impuso a Muguruza por 6-2, 6-7 (4) y 7-5 en dos horas y 20 minutos, y Kuznetsova a la defensora del título, por 7-5, 1-6 y 7-5, en dos horas y 48 minutos.