El Comercio

Pablo Carreño.
Pablo Carreño. / AFP

Carreño cae junto a Lorenzi en el dobles del Torneo de Basilea

  • La veterana dupla formada por Raam y Klaasen derrotó al gijonés, que esta tarde se enfrentará a Verdasco en el cuadro individual

En el apretado calendario del tenis no hay lugar para la tregua. Sin apenas tiempo para disfrutar la consecución de su título en Moscú, Pablo Carreño hizo las maletas y puso rumbo a tierras helvéticas para disputar el torneo de Basilea.

Junto al italiano Paolo Lorenzi, el gijonés se estrenó ayer en los octavos de final del cuadro de dobles. Una aparición fugaz, ya que el avance de la dupla hispanoitaliana fue rápidamente frenado por el sudafricano Raven Klaasen y el estadounidense Rajeev Raam. La veterana pareja ya había privado al tenista asturiano de conquistar el título con el polaco Fyrstenberger en el Abierto de Chengdu.

Carreño y Lorenzi fueron a remolque desde el inicio y consumaron su derrota en 57 minutos. La pareja formada por Klaasen y Raam, tercera favorita en el cuadro, hizo valer su experiencia para decantar el duelo a su favor en dos sets (6-2 y 6-4).

Ya en el primer juego, Carreño y Lorenzi no pudieron mantener su servicio y sus adversarios tomaron una ventaja que les permitió encarrillar la primera manga, sentenciada al saque tras una nueva ruptura en el séptimo juego del partido. El segundo set comenzó como el primero, con un 'break' para Klaasen y Raam .

El gijonés y el italiano trataron de rehacerse conquistando el siguiente juego al resto, pero solamente aplazaron su derrota. Después de levantar dos pelotas de partido, Lorenzi y Carreño sucumbieron para firmar su despedida del cuadro de dobles. En el individual, el tenista forjado en el Grupo Covadonga arrancará su andadura esta tarde con su duelo ante Fernando Verdasco.

Muguruza, alto por lesión

Garbiñe Muguruza tendrá que parar, aproximadamente un mes, después del Torneo de Maestras que está disputando en Singapur para recuperarse de los problemas que sufre en su tobillo izquierdo, maltrecho tras su lesión en Linz hace unas semanas. «Ahora tengo que mimarlo y ver cómo evoluciona. En eso estoy, viendo qué puedo hacer», desveló la tenista de ascendencia eibarresa tras su derrota el lunes frente a Pliskova. Ese resultado obliga a la hispanovenezolana a vencer esta tarde a Kuznetsova para mantener sus opciones de alcanzar las semifinales del torneo.