El Comercio

Tenis

Carreño cae con honor ante Raonic

El tenista gijonés Pablo Carreño devuelve una pelota durante el duelo de ayer en París contra el canadiense Milos Raonic.
El tenista gijonés Pablo Carreño devuelve una pelota durante el duelo de ayer en París contra el canadiense Milos Raonic. / AFP
  • El gijonés se despide de París con una derrota en un igualado partido ante el quinto mejor tenista del circuito

La dificultad de la empresa era mayúscula y no pudo ser. Al menos ayer. El tenista canadiense Milos Raonic, quinto clasificado en el ranking de la ATP, frenó ayer el ímpetu del gijonés Pablo Carreño, que llegaba lanzado a su encuentro en el BNP Paribas Masters 1000 de París tras derrotar el día anterior al italiano Fabio Fognini. La raqueta del tenista asturiano, que concluye así la temporada, se cruzó en segunda ronda con la de uno de los favoritos de la competición, que se impuso al final por 7-6 (5) y 6-4 en un partido que dio al americano el acceso a los octavos de final del torneo.

En cualquier caso, no lo puso nada fácil Carreño, que afrontaba el encuentro desde el número 31 de la ATP y que exigió de Raonic su mejor versión durante la hora y veinte minutos que duró el enfrentamiento entre ambos tenistas, que resultó tremendamente igualado y que únicamente se desestabilizó por el saque del americano, que rozó la perfección. Ante Raonic dio sobradas muestras el asturiano de su espectacular progresión, en su mejor año como profesional, en el que consiguió firmar por primera vez en su carrera más de 40 victorias en el ATP World Tour en un mismo curso, con un récord total de 41-25.

El tenista gijonés mantuvo un alto nivel de juego desde el principio al que respondió Raonic de la misma forma. El canadiense estuvo intratable con su servicio, dejando escapar únicamente tres puntos (30/33), aunque eso no logró amedrentar a Carreño, que llevó a Raonic hasta el 'tie-break', donde se decidió el primer set. El gijonés apenas cometió dos errores no forzados en el primer parcial, aunque no fue suficiente para contener los 21 golpes ganadores del norteamericano.

Intercambio de golpes

El segundo set discurrió sobre un guión muy similar, con mucha igualdad y un tremendo intercambio de golpes. Ambos tenistas se mostraron muy sólidos con el servicio hasta el quinto juego, donde Raonic convirtió la única opción de break del encuentro. Esta ventaja fue suficiente para que el canadiense certificase su pase a octavos de final, donde se medirá al ganador del duelo de hoy entre Pablo Cuevas y Paolo Lorenzi.

Pese a la derrota, Pablo Carreño se confesó satisfecho, en conversación con EL COMERCIO desde París, por el nivel ofrecido ante el quinto mejor tenista de la ATP. «Creo que jugué un partido muy bueno, jugando muy bien con mi saque y estando todo el partido ajustado, pero mi rival ha estado muy bien, sobre todo con su saque, que no me ha dado ninguna opción», explicó el tenista gijonés, quien reiteró que «no he podido ganar, pero estoy contento por el partido realizado».