El Comercio
Pablo Carreño se dispone a realizar un saque en Montecarlo.
Pablo Carreño se dispone a realizar un saque en Montecarlo. / EFE

Pablo Carreño ya aguarda a Djokovic

  • El gijonés vence en dos sets a Khachanov e iguala su techo en Montecarlo, escenario de su único enfrentamiento previo con el genio serbio

Inabordable para el joven ruso Karen Khachanov, Pablo Carreño ya ha reservado cita con la épica esta mañana para tratar de sorprender en los octavos de final de la competición a Djokovic. Con la agigantada sombra del balcánico presente en el horizonte, al gijonés no le tembló el pulso y sumó un nuevo triunfo para igualar su mejor registro en el Másters 1000 de Montecarlo.

Carreño, que había iniciado su participación en el torneo con una victoria en tres sobre el imprevisible Fabio Fognini, derrotó a Khachanov en un choque con más acierto al resto que al servicio. El asturiano se mostró muy agresivo sobre el saque del bisoño jugador ruso, que inició entonado el partido y logró un 'break' en el segundo juego.

El golpe fue rápidamente contrarrestado por el tenista forjado en el Grupo Covadonga para iniciar una dinámica en la que el jugador al resto sacaba más réditos que el encargado de servir la bola. Carreño lució entonces su madurez para desniverla la balanza del primer set y adjudicarse la manga (6-3) al filo de los tres cuartos de hora de partido.

Deseoso de resarcirse fruto del descaro inherente a sus 20 años, Khachanov inició el segundo set quebrando el saque de Carreño, que devolvió la ruptura en el cuarto juego para iniciar un intercambio de golpes que catapultó (6-4) al gijonés hacia el triunfo, sellado antes de alcanzar la hora y media de partido.

Superado el obstáculo de Khachanov, a Carreño deberá escalar ahora una elevadísima montaña. El cuadro del torneo le ha emparejado en octavos de final con Novak Djokovic, que sufrió más de lo previsto para deshacerse en tres sets del francés Gilles Simon. Con un día menos de descanso, el gijonés se enfrentará al número 2 del ránking ATP en la tierra batida monegasca, escenario en 2014 del único choque previo entre ambos, que se saldó con un triunfo (6-0 y 6-1) del serbio.

Tres años después, más maduro y con la confianza que le otorga su buen momento de juego y el mejor ránking (19) de su trayectoria deportiva, Carreño persigue la machada de sorprender al balcánico. El premio es una plaza en los cuartos de final de la competición, con el vencedor del duelo entre Thiem y Goffin como rival y un espaldarazo mayúsculo de moral para prolongar su trayectoria ascendente.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate