Pablo Carreño golpea una pelota durante el partido.
Pablo Carreño golpea una pelota durante el partido. / REUTERS

Carreño planta cara a Djokovic

  • El tenista gijonés estuvo cerca de sorprender a todo Montecarlo y obligó al serbio a derrotarlo en tres sets (6-2, 4-6 y 6-4)

Pablo Carreño sorprendió a todo Montecarlo. Con agresividad y planes, empleó su mejor táctica. Jugar como él bien sabe. Buscó los cambios de ritmo, también sus mejores golpes, plantó guerra desde el fondo, mandó por momentos y vivió, durante bastantes juegos, a la altura de lo que compañeros y entrenadores esperan, y hablan, del tenista formado en la cantera del Grupo.

Sin embargo, su rival ayer, el número dos del mundo, una máquina de esta disciplina, se jugaba demasiado. El partido fue durísimo y el gijonés se agarró siempre a la pista con la misión de correr cada punto ante un Novak Djokovic que jugaba en casa -reside en Montecarlo- y que tuvo al público a favor en todo momento. Aun así, Carreño obligó al serbio a derrotarlo en tres sets (6-2, 4-6 y 6-4), en dos horas y 26 minutos, para colocarse en los cuartos de final del Masters 1.000 de Montecarlo.

El asturiano, sin embargo, dispuso de dos puntos de rotura en el noveno juego del tercer set que pudieron ser definitivos. No pudo ser, pero la imagen que dejó Pablo Carreño en Montecarlo estuvo a la altura de los mejores, aunque su registro ante jugadores 'top ten' queda en 0 victorias y 16 derrotas.

Djokovic sufrió de nuevo. Y, al igual que ante el francés Gilles Simon en primera ronda, volvió a necesitar tres sets para avanzar en el cuadro monegasco. Mucho trabajo le dio Carreño, 19 del mundo, al segundo favorito, si se tiene en cuenta que, hace tres años en estas mismas pistas, Djokovic se impuso cediendo únicamente un juego.

Esta vez, el tenista asturiano, con mucha más madurez gracias a su gran temporada, rubricada con la final de Río de Janeiro y las semifinales de Buenos Aires, Sao Paulo y de Indian Wells, plantó batalla desde el fondo y protagonizó una gran reacción cuando perdía por 6-2 y 2-0 para ganar cinco juegos consecutivos y sacar para hacerse con el segundo parcial, algo que consiguió poco después.

En el tercero, el jugador de Belgrado, campeón en 2013 y 2015, se metió más en la pista y logró quebrar en el sexto juego (4-2), pero, cuando parecía todo decidido, de nuevo Carreño reaccionó y rompió a continuación (3-4) e incluso dispuso de dos oportunidades de colocarse arriba 5-4 y sacar después.

'Nole', perro viejo sobre la pista de Montecarlo, mantuvo en ese momento la sangre fría para ganar ese servicio, romper por sexta vez en el último juego y seguir adelante. Djokovic se enfrentará ahora, en cuartos de final, al belga David Goffin, que derrotó al austríaco Dominic Thiem, sexto favorito por 7-6 (4), 4-6 y 6-3.