El Comercio
Carreño, en Roland Garros.
Carreño, en Roland Garros. / EFE

tenis

«Nadal ha dejado a todos sus rivales en París hundidos», admite Carreño

  • El jugador gijonés se recupera de la lesión en el abdominal que le obligó a retirarse en Roland Garros y reconoce que tiene «difícil» llegar a tiempo para Wimbledon

Pablo Carreño tiene difícil llegar a la cita de Wimbledon. El tenista gijonés todavía no ha empezado a entrenar y centra sus esfuerzos en recuperarse por completo de la lesión que se produjo en el partido de cuartos de final de Roland Garros ante Rafa Nadal, que se convirtió posteriormente en el ganador de la prueba parisina.

El manacorí exhibió todo su potencial durante las dos semanas que duró el torneo, sembrando dudas entre sus adversarios, incapaces de frenar un ciclón de juego. El propio Carreño admite que enfrentarse al número dos del mundo resultó «muy complicado». Antes de conseguir la décima copa de los mosqueteros, el tenista asturiano ya tenía claro que Nadal es único y nadie puede discutirle su condición de mejor jugador sobre arcilla. En este Roland Garros, abunda Carreño, «nos ha dejado a los rivales hundidos». «Nos preguntábamos si realmente somos tan buenos», precisó el jugador forjado en la cantera del Grupo, «porque impone un ritmo que es muy difícil de aguantar». Su impresión es que Nadal ha ganado en París «con una superioridad muy grande».

La distancia que se vio con el Manacorí no asusta a Carreño, que sigue subiendo peldaños hacia el 'Top 10'. «Es mi deseo aunque sé que todavía está lejos», reconoce el gijonés, contento después de superar a Raonic y dominar mucho más este tipo de encuentros ante las mejores raquetas del circuito.

A corto plazo, la prioridad para Pablo Carreño es dejar atrás su lesión sin prisas, sabedor de que puede complicarse en el caso de una hipotética recaída.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate