«He cambiado cosas de mi juego y es normal tener dudas»

Pablo Carreño. / AFP
Pablo Carreño. / AFP

Pablo Carreño, que ya se entrena para el Open de Australia, superó a David Goffin en el Torneo de Exhibición Kooyong Classic

J. L. CALLEJA GIJÓN.

Con el Open de Australia a las puertas, Pablo Carreño rompió ayer su mala dinámica de resultados, acumulados en la exhibición de Dubai y el Torneo de Doha. Lo hizo con una victoria trabajada y de prestigio ante el belga David Goffin en el Torneo de Exhibición Kooyong Classic. El gijonés mantuvo la entereza tras perder la primera manga, dio la vuelta al marcador y terminó con un triunfo en tres sets por 1-6, 7-6 (4) y 6-3.

En un primer análisis, el tenista gijonés explica a EL COMERCIO desde Australia, a donde llegó en la madrugada del pasado lunes, que «no me han ido mal del todo las cosas, pero está claro que necesito seguir cogiendo ritmo de partidos». Sobre el Torneo de Doha, su primera cita puntuable, reconoció que, ante el croata Borna Coric, «se me escapó el partido después de tener muchas opciones de ganar». Pero se muestra convencido de que, si este enfrentamiento se hubiera producido un mes después, «no se me habría escapado». En este sentido, hace hincapié en que «hay que tener paciencia porque he cambiado cosas en la raqueta y en mi forma de jugar, por lo que es normal que al principio tenga dudas».

Así las cosas, Carreño, ante su inminente debut en su primer Grand Slam del año, asegura que «lo encaro siendo totalmente consciente de que no estoy en mi mejor momento de forma, pero sobre todo de resultados, que parece que no me acompañan». El asturiano prefiere ver el lado bueno de las cosas y apunta que «será una buena oportunidad para darle la vuelta a la situación de cara a cambiar la dinámica», aunque advierte que «tampoco creo que tenga que estar obsesionado con ganar, sino más bien con volver a jugar bien».

Tras la buena actuación en dobles en Doha, el jugador gijonés no es partidario de hacer cambios. «Seguiré formando dupla con Guillermo García-López, puesto que en Doha llegamos semifinales y me encontré en cada partido más cómodo», precisa el tenista, que considera muy positivo jugar esta modalidad: «Es óptima para ir cogiendo la forma en los partidos del cuadro individual». Pero no solo cree que le beneficia en este aspecto. «En tres semanas tendré la eliminatoria de la Copa Davis ante Gran Bretaña (2-4 de febrero, Marbella) y quiero tener la opción de poder jugar los partidos de dobles y demostrar al nuevo capitán, Sergi Bruguera, que puedo hacerlo bien»

Pablo Carreño ya se entrena en Melbourne desde principios de esta semana junto a su inseparable entrenador Samuel López. Llega este Grand Slam, cuyo sorteo se efectuará mañana, como número diez del mundo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos