Tenis

Carreño: «Debo acostumbrarme a la presión extra de ser favorito»

Pablo Carreño, ayer, en el parque Isabel la Católica durante su encuentro con EL COMERCIO. / J. PETEIRO

Pendiente de Nadal para el Torneo de Maestros, abrirá el 2018 en Doha y en el Open de Australia, aunque antes irá a la exhibición de Abu Dabi

J. L. C. GIJÓN.

Pendiente de poder intervenir en el Másters de Londres a causa de alguna posible baja, Pablo Carreño ya piensa en el 2018 mientras descansa unos días en casa. «Tengo planificada más de la mitad del calendario del próximo año, que va a ser muy exigente», avanza.

El tenista gijonés participará por primera vez en la exhibición de Abu Dabi para luego hacer su primer torneo ATP en Doha, de donde irá directamente al primer Grand Slam del año: el Open de Australia. Posteriormente, Carreño destaca que «habrá una semana de Copa Davis en España contra Gran Bretaña y ojalá que el capitán cuente conmigo». A continuación, iniciará la gira sudamericana en Quito para luego jugar en Buenos Aires y Río de Janeiro. Tras estos torneos, el 'raqueta' forjado en el Grupo Covadonga tiene previsto descansar una semana en España para «afrontar en buenas condiciones los Másters 1000 de Indian Wells y Miami». En dicho momento del año, Carreño espera estar en buenas condiciones de cara a «empezar lo mejor posible la temporada de tierra batida».

Con el sabor agridulce de haberse quedado a las puertas del torneo de maestros, el mejor tenista asturiano de todos los tiempos explica que la nueva temporada tendrá «unos objetivos muy bonitos, porque dar otro pasito entre los mejores va a ser bastante complicado». Reconoce que al estar en el 'top ten' mejorar el ránking será más difícil que nunca. Pero confía en poder seguir evolucionando en la clasificación mundial, aunque advierte que «hay jugadores como Djokovic y Murray, que se han lesionado este año», por lo que para él lo importante será «seguir trabajando con la misma ilusión».

«Espero mantenerme en el 'top ten', pero será difícil, porque Djokovic y Murray subirán»

Siempre se ha dicho que Carreño es lento, pero seguro. Y que cuando alcanza una meta marcada nunca da un paso atrás. «Si, la verdad es que mis entrenadores me han dicho que soy como un motor diesel, que no arranco de 0 a 100 en dos segundos, pero con trabajo y constancia logro poco a poco mis objetivos». Es consciente de que los de la próxima temporada serán todo un reto, porque cuando llegas arriba te quedan menos cosas por hacer o investigar». En este sentido, tiene claro que «tengo que seguir poco a poco a mi ritmo, sin meter más caña de lo que puedo dar, pero exigiéndome».

La trayectoria deportiva de Pablo Carreño está marcada por los grandes saltos. En 2013, tras superar una dura lesión, pasó del puesto 700 al 64, lo que le valió para recibir el premio a la mayor progresión. «Me fue muy bien ese año y mejoré muchísimo», matiza. A continuación, en 2014, se situó en el puesto 50, pero en el siguiente ejercicio «retrocedí y tuve que tomar la decisión de cambiar de entrenador».

Desde que está en la Academia de Juan Carlos Ferrero, con Samuel López y César Fábregas, se ha visto con diferencia al mejor Carreño, que cuenta con los mismos preparadores que Alexander Zverev, número tres del mundo, que también se ha puesto en manos de este cuadro técnico. En 2016 subió del puesto 67 al 30 para y este año su ascensión hasta el 'top ten' le convierte en aspirante a la citada 'mejor progresión', distinción que recibió hace cuatro años.

El jugador gijonés confiesa que ahora entre los más destacados del mundo será difícil mantenerse. Al margen de los largos viajes, cambios de horario y de temperatura, «ahora lo complicado es acostumbrarse a esa presión extra de ser favorito y de entrar en las finales».

En la recta final de este 2017, además de estos factores, «tuve la mala fortuna de lesionarme, que es algo que también cuenta y que mi caso supuso frenar mi progresión estos últimos meses». Carreño viaja hoy a Barcelona para hacerlo el viernes a Londres. Desea la recuperación de Nadal, su gran amigo y compañero, aunque le gustaría tener la experiencia de jugar el Torneo de Maestros, pero por el momento será el primer reserva a la espera de alguna baja.

Más noticias

Fotos

Vídeos