Abierto de Australia

Carreño: «Me dirán mil veces qué suerte tuviste, cómo lo has hecho»

Simon devuelve el golpe, con Carreño arriba en la red. Después, el gijonés golpea la pelota entre las piernas. Y, por último, el tenista ve cómo consigue el punto. / E. C.
Simon devuelve el golpe, con Carreño arriba en la red. Después, el gijonés golpea la pelota entre las piernas. Y, por último, el tenista ve cómo consigue el punto. / E. C.

El gijonés, que accede a la tercera ronda del Open de Australia, cerró el primer set ante Simon con un golpe de espaldas que maravilló al público

J. L. C. GIJÓN.

«¡Esto puede entrar, esto puede entrar... Tremendo puntazo del torneo. Vaya momento de Pablo Carreño!». Así relataron los dos comentarista de 'Eurosport' la gran acción con la que el gijonés cerró el primer set (6-2) ante el francés Gilles Simón, que acabó retirándose en el segundo cuando perdía 3-0. De esta manera, Carreño se coloca en la tercera ronda del Open de Australia e iguala su mejor resultado en el torneo. Ahora le espera, en la madrugada del viernes, el luxemburgués Muller.

Pero más que su victoria, los aficionados saborearon ayer su extraordinaria acción para cerrar el primer set (un magistral golpe entre las piernas de espaldas) que sorprendió al 'raqueta' galo.

Carreño, que firmó un punto similar en Mónaco en 2017, comentó a la conclusión del partido que «ahora saldrán vídeos del golpe, hablarán de eso, me preguntarán mil veces en el vestuario qué leches hiciste, qué suerte tuviste, cómo lo has hecho...». «Nos reiremos un rato seguro», bromeó el tenista forjado en el Grupo. «Al final un punto así es anecdótico», añadió con su habitual humildad, aunque reconoció que «no es lo normal». «No voy a llegar a la final del Abierto de Australia ganando puntos así cada día. Pero bueno... Es bonito. Es divertido. Me he reído también un poco por incredulidad, de ver dónde cayó la bola».

Lo que está claro es que, tras un regular final de 2017 y un titubeante inicio en 2018, las dudas parecen despejadas. Se vio el Carreño de las grandes ocasiones: el que hizo cuartos en Roland Garros o alcanzó las semifinales en el Open USA. Los 'aussies' (incondicionales aficionados australianos) acabaron entregados a su magistral 'toque' mágico. En su camino hacia los vestuarios firmó más autógrafos y se hizo más fotos que en otras ocasiones. No era para menos. El público estaba a sus pies. Los halagos y las felicitaciones fueron un reguero sin límites en las redes sociales. Especialmente, los que le llegaron desde Asturias. Rosa Domínguez, una de sus entrenadoras en su etapa de formación, escribió 'menudo 'humdpherey'. «En el Grupo llamábamos así al golpe de espaldas por el mismo lado, aunque en el argot tenístico pegar de espalda entre las piernas es un 'willy'», aclaró.

Además, junto con García-López, venció en dobles a los holandeses Haase y Middelkoop (3-6, 6-3 y 6-2). Sus próximos rivales saldrán de los enfrentamientos entre las parejas Lipsky-Marrero y Venus-Klaasen.

Por su parte, Rafa Nadal (cabeza de serie número 1) también se clasificó para la tercera ronda en Melbourne al ganar en tres sets al argentino Leonardo Mayer 6-3, 6-4 y 7-6 (7-4).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos