Carreño vuelve a entrenarse y espera estar en el Godó y en Estoril

J. L. C. GIJÓN.

Pablo Carreño volvió ayer a los entrenamientos tras la inflamación en un disco lumbar que le impidió jugar en el Masters 1.000 de Montecarlo, en el que fue sustituido por el manchego Guillermo García-López. El jugador gijonés lleva casi un mes con problemas físicos. Concretamente, desde después del Masters 1.000 de Miami. Poco después, no pudo jugar en la eliminatoria de la Copa Davis celebrada en Valencia por una lesión en el dedo pulgar de la mano izquierda.

Pero Carreño se siente optimista tras hacerse unas pruebas el martes y coger de nuevo raqueta ayer en Barcelona. El tenista forjado en el Grupo Covadonga espera estar la próxima semana en el Torneo Conde Godó para luego intentar jugar en Estoril, donde ganó en 2017.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos