El club de los 'grandes'

Pablo Carreño, durante uno de sus partidos en el US Open. / AFP

Pablo Carreño es el decimoctavo jugador en la historia del tenis español que entra entre los diez primeros del ránking mundial ATP

J. L. CALLEJA GIJÓN.

Pablo Carreño entra a lo grande en la historia del tenis español. El tenista gijonés es el decimoctavo jugador hispano que se coloca entre los diez primeros en la clasificación mundial del circuito profesional ATP. Y lo hace por méritos propios tras ser recientemente semifinalista en el US Open, en el que el año pasado alcanzó la final de dobles. Lo que parece claro es que, por su trayectoria, el 'raqueta' forjado en el Grupo Covadonga llega para instalarse en la élite del planeta del tenis porque el gijonés, por su tesón, trabajo y sacrificio, nunca da un paso atrás.

El primer español en colocarse en el 'top' 10 fue Manuel Orantes, que llegó a ser el número 2 en 1973. El granadino fue uno de los grandes impulsores de este deporte. Cabe señalar, no obstante, que, con anterioridad, el mítico Manolo Santana, ganador de dos Roland Garros, un torneo de Wimbledon y un US Open, no entró en el 'top ten' porque antes de los años 70 el ránking utilizaba un baremo distinto y su mejor registró fue el puesto 145, aunque hay que reconocerle que fue el gran pionero del deporte de la raqueta.

Tras Orantes, Pepe Higueras y Juan Aguilera hicieron que el tenis en España brillara a escala internacional en los años 80 al situarse sexto y séptimo del mundo, respectivamente.

La década de los 90 arrancó con Carlos Costa, actual mánager de Nadal, que alcanzó logró el décimo puesto. Pero lo mejor de esta década sucedió con Emilio Sánchez-Vicario, que llegó a ser número 1 en 1989. El madrileño llegó a ganar 50 títulos. A renglón seguido, Sergi Bruguera, en 1994, se situó como el tercer mejor jugador del planeta tras ganar Roland Garros. Ese mismo año, el vizcaíno Alberto Berasategui se hizo con el número 7. Ya en 1998, Félix Mantilla alcanzó el décimo puesto, mientras que un año más tarde Álex Corretja lució la segunda plaza. A las puertas del nuevo siglo, también en 1999, Carlos Moyá y Juan Carlos Ferrero estuvieron en la cima mundial de tenis.

Por su parte, Albert Costa fue número 6 en 2002 y Tommy Robredo fue quinto en 2006. La era Nadal arrancó a continuación. Obtuvo el número 1 ya en 2008. Un año después, Fernando Verdasco se situó en el séptimo puesto y en 2013 David Ferrer entró en el podio con un brillante tercer puesto, aunque antes, en 2011, Nicolás Almagro se coló en la décima posición.Así las cosas, Carreño, que jugará este jueves en Metz contra el vencedor del duelo entre el alemán Brown (105 ATP) y el galo Mahut (109 ATP), tratará de sumar más triunfos para seguir entre los mejores tenistas del mundo.

Fotos

Vídeos