Anuario

La Copa Davis se toma un año de transición sin Nadal

Conchita Martínez y Pablo Carreño, durante la eliminatoria frente a Serbia./Efe
Conchita Martínez y Pablo Carreño, durante la eliminatoria frente a Serbia. / Efe

La falta de apoyo, los malos resultados y las desavenencias entre la Federación y los jugadores y jugadoras precipitaron la caída de Conchita

MANUEL SÁNCHEZ

La vuelta de España al Grupo Mundial de la Copa Davis, tras un desierto de tres años, se saldó con la decepción de la eliminación en la segunda ronda a manos de Novak Djokovic, tras salvar el primer cruce con más dudas que solidez. Conchita Martínez, que comenzó el año al cargo del equipo con la ilusión de luchar por la quinta ensaladera, recibió pronto la negativa de Rafael Nadal a disputar la primera eliminatoria contra Croacia y, pese a que acudió a los Balcanes con un equipo de garantías -Pablo Carreño, Roberto Bautista y Feliciano y Marc López- sufrió para pasar.

El grupo derrotó en el quinto punto a una Croacia mermada sin Marin Cilic, Borna Coric e Ivo Karlovic, se aseguró no descender y la posibilidad de luchar por un puesto en semifinales, ante la Serbia de Novak Djokovic. Palabras mayores.

Nadal volvió a renunciar al equipo y ni David Ferrer o Roberto Bautista estuvieron esta vez en Belgrado para defender a España. El resultado fue claro y, aunque Carreño, Albert Ramos y Marc mostraron su compromiso, los serbios arrasaron y cerraron la eliminatoria en los tres primeros puntos.

La falta de apoyo, los malos resultados -las chicas descendieron del Grupo Mundial- y las desavenencias entre la Federación y los jugadores y jugadoras precipitaron la caída de Conchita, que recibió la noticia de su no continuación al frente de los equipos de Copa Davis y Copa Federación con «dolor» y como prácticamente una sorpresa.

Una vez acabada la era de la aragonesa, la Federación no tardó en buscar sustitutos, y, en una lista con nombres como Juan Carlos Ferrero, los elegidos fueron Sergi Bruguera y Anabel Medina.

Bruguera, que no pudo ser campeón como jugador, buscará el camino a la quinta Copa Davis con el privilegio de jugar en casa por primera vez desde 2013. Marbella será la sede del enfrentamiento entre España y Gran Bretaña, justo después del Abierto de Australia (2 al 4 de febrero). Con el tipo de superficie -tierra batida- y la más que posible baja de Andy Murray, parece complicado que España no pase la primera ronda, lo que le aseguraría, además, disputar los cuartos de final en casa también, ya que se cruzaría con Alemania o Australia.

Por su parte, las chicas tendrán que repetir la gesta de 2016 y volver al Grupo Mundial, para lo que primero tendrán que viajar a Italia, para deshacerse de las transalpinas (10-11 febrero de 2018).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos