TENIS

Cumpleaños con doble regalo

Carreño, Walter Navarro y Samuel López, ayer, en Barcelona.
Carreño, Walter Navarro y Samuel López, ayer, en Barcelona. / E. C.

El gijonés Carreño celebra sus 26 años el día que alcanza su mejor ránking mundial

J. L. CALLEJA GIJÓN.

Pese a que lleva casi un mes sin jugar después de su lesión en el duelo ante Rafa Nadal en Roland Garros, Pablo Carreño lucirá el próximo lunes su mejor ránking. La buena noticia para el tenista gijonés se produjo ayer en un día tan señalado como el de su vigesimosexto cumpleaños.

El jugador asturiano ascendió al puesto 17 tras el 'Gran Slam' galo. Sin embargo, la derrota del francés Lucas Pouille, que defendía puntos ahora en Wimbledon, le permite subir un peldaño. Además, el luxemburgés Gilles Muller, que podía superarle, perdió ayer en la hierba de Londres con el croata Marin Cilic, por 6-3, 6-7, 5-7, 7-5 y 1-6.

Pero su conmemoración pudo ser incluso mucho más positiva si ayer en Londres Novak Djokovic no se hubiera retirado, a causa de un lesión en el hombro, ante el checo Tomas Berdych, cuando el 'raqueta' balcánico perdía por 7-6 (7-2) y 2-0. Si se hubiese producido la victoria del serbio, que a priori parecía lo más lógico, Carreño sería el jugador número quince del mundo.

La fortuna no le acompañó tras el Roland Garros, porque, si hubiera ganado algún partido en Halle o Wimbledon, el soñado 'top' 10 estaría aún más cerca para el tenista forjado en la escuela del Grupo de Cultura Covadonga.

El jugador gijonés se encuentra muy mejorado de la rotura abdominal en París y se encuentra muy centrado en su vuelta a las pistas. Han sido semanas muy duras de tratamiento para enfundar la raqueta de nuevo.

Carreño explicó a EL COMERCIO que «voy bien, recuperándome en los plazos previstos y estoy jugando prácticamente a tope». El gijonés, ayer, en el Centro de Alto Rendimiento de San Cugat, junto a su preparador Walter Navarro y su entrenador Samuel López, vivió un día dulce al conocer que daba un pequeño salto en la clasificación mundial.

Carreño apura estos días su vuelta a la competición. Le quedan tres días de entrenamientos porque el domingo pondrá rumbo a Suecia para disputar el Torneo de Bastad, un ATP 250 en el que tratará de recuperar sensaciones. A continuación, jugará en Hamburgo, donde el ganador se llevará 500 puntos. Después, pondrá rumbo a Norteamérica.

Más noticias

Fotos

Vídeos