Tenis

«Es una oportunidad muy importante; vengo sin presión»

El gijonés se prepara para devolver una pelota. / J. C. FERRERO-EQUELITE
El gijonés se prepara para devolver una pelota. / J. C. FERRERO-EQUELITE

Carreño, que tras la lesión de Nadal debuta esta noche contra Thiem en el torneo que reúne a los mejores tenistas del año, apuesta por «dar el máximo y disfrutar»

I. ÁLVAREZ GIJÓN.

Con suspense, como el punto que se celebra tras certificarlo el ojo de halcón, Pablo Carreño ha recibido el premio a la mejor temporada de su ascendente carrera deportiva. La puerta que se le cerró al gijonés cuando el 5 de noviembre Jack Sock levantó el título de campeón en París pasó a ser una ventana abierta con la lesión de Nadal la noche del lunes, que le sitúa en la pista del moderno O2 Arena londinense, el escenario en el que se enfrentan esta semana los mejores tenistas del año.

Cuando ya enfilaba el inicio de su período de sueño en su alojamiento en la capital inglesa, a la que acudió como primer reserva de la competición, la llamada de la ATP (Asociación de Tenistas Profesionales) le confirmó oficialmente que la oportunidad que le había hecho desplazarse a territorio británico había llegado. «Obviamente, no me gusta que un compañero y un amigo se tenga que retirar, pero es una oportunidad muy importante para mí y voy a intentar aprovecharla», expuso el gijonés sobre los problemas físicos del jugador balear, que le había confesado que «iba a llegar un poco justo» a una Copa Masters en la que hoy (21 horas) debutará el asturiano ante Thiem.

Lo hará con la esperanza de resarcirse de sus últimos cuatro enfrentamientos, en los que la balanza se inclinó del lado del joven austriaco, que fraguó su eclosión sobre la pista con una preparación física castrense, en el bosque y a temperaturas bajo cero a las órdenes de su compatriota Sepp Resnik. «Con Thiem he jugado varias veces en ATP y he perdido siempre, pero sí le he ganado en categoría menores», recordó el tenista forjado en el Grupo Covadonga, que en 2013 le derrotó en la final del Challenger disputado en la ciudad italiana de Como. «Sé cómo jugarle. No es fácil porque intenta ponerse de derecha y es muy agresivo con ese golpe y también tiene un saque muy poderoso», apostilló el gijonés sobre las claves de un duelo que ayer comenzó a preparar en la capital inglesa. Aunque es consciente de la dificultad del partido, al igual que su entrenador Samuel López, se muestra esperanzado en sacar provecho del dubitativo momento de juego de su rival, acentuado con la derrota el lunes ante Dimitrov, el otro escollo de Carreño en el Grupo Pete Sampras.

El gijonés será el decimoquinto tenista español que disputa la Copa Masters

Pese a que no llega en el estado de forma y confianza deseado a la competición debido a sus recientes resultados negativos, el líder del relevo generacional en el tenis español apuesta por «dar el máximo y disfrutar» en el sudeste de Londres. «Ha sido una temporada muy buena y, pase lo que pase aquí, no voy a cambiar de pensamiento. A priori, vengo sin presión, sin nada que perder, pero cuando salte a la pista querré ganar», argumentó el asturiano, dejando entrever una mentalidad ambiciosa que le ha llevado a traspasar todas las metas planificadas antes y durante la presente temporada. Del objetivo inicial de decir adiós a 2017 cerca de los veinte mejores tenistas del mundo se cambió al que pasaba por aproximarse a la quincena, una barrera finalmente superada gracias a las excelentes actuaciones que le impulsaron hasta los cuartos de final de Roland Garros y las semifinales del US Open para terminar irrumpiendo en el 'top 10'.

«Con opciones de pasar»

El gijonés, que esta noche se convertirá en el decimoquinto tenista español de la historia en disputar la Copa Masters, considera que fue «una muy buena decisión» haberse desplazado a Londres pese a no estar entre los ocho jugadores que iniciaron el torneo. «Siendo primer reserva siempre pueden pasar estas cosas. Además, este año se ha dado que debutaré en el segundo partido aún con opciones de pasar», señaló el relevo de Nadal. «Que me reemplace un buen amigo como Pablo es una buena noticia, quiero desearle lo mejor, que disfrute estos partidos y haga un gran papel», afirmó el balear después de que su rodilla dijese basta en el duelo ante Goffin.

«Las cuentas no son muy difíciles, tengo que ganar y esperar», expuso Carreño, que necesita un pleno de triunfos y una derrota de Dimitrov o Goffin para avanzar a semifinales de una competición disputada en un escenario imponente. «Probé la pista antes del torneo. Intimida un poco estar ahí abajo y eso que aún estaban arreglándola. Seguramente me cueste un poco al principio», confesó en un alarde de sinceridad el gijonés, que encara una oportunidad de doctorarse entre los maestros del tenis.

Más noticias

Fotos

Vídeos