Master 1000 de Miami

Carreño derrota sus fantasmas

Pablo Carreño derrota sus fantasmas
Pablo Carreño, en un momento del partido. / EFE

El tenista gijonés doblega a su ‘bestia negra’, Kevin Anderson, y consigue billete para las semifinales del Master 1000 de Miami

José Ángel García
JOSÉ ÁNGEL GARCÍAGijón

Pablo Carreño está recuperando sensaciones en Miami. El tenista asturiano consiguió esta noche, de forma agónica, el pase a semifinales del Master 1000 de Miami tras doblegar con un 6-4, 5-7 y 7-6 al que era hasta su bestia negra Kevin Anderson. En esta ocasión, el gijonés supo leer perfectamente el potente saque del sudafricano que decantó siempre sus duelos y resistió mentalmente en el tercer set para llevarse el gato al agua. El gijonés se enfrentará por un puesto en la final al ganador del duelo entre el alemán Alexander Zverev y el croata Borna Coric.

Empezó muy sólido el tenista gijonés, capaz de sacar el máximo provecho de la rotura de saque a su rival. La fiabilidad que exhibió desde el fondo de la pista hizo el resto. Carreño había hecho lo más difícil: ponerse por delante en el marcador. Sabía que así tenía muchas opciones de cambiar la historia.

En el segundo parcial, Anderson quiso demostrar de salida que no iba a poner las cosas fáciles para entregar el pase a semifinales e hizo un break, poniendo con 0-2 en el marcador. Sin embargo, Carreño no se dejó amedrantar y recuperó el terreno perdido en los juegos posteriores, consiguiendo lo que parece imposible ante un jugador que hace del saque su principal arma ofensiva. El gijonés consiguió dos juegos al resto, descomponiendo la figura del sudafricano, que contaba con el respaldo moral de haber ganado las cuatro veces anteriores en las que ambos cruzaron sus caminos.

Carreño llegó al epílogo con ventaja y solo era suficiente administrarla. Le valía con aguantar su saque para llevarse el partido. Sin embargo, Anderson se empeñó en amargar la jornada, demostrando por qué es uno de los jugadores instalados en la actualidad en el ‘top ten’. Anderson levantó dos bolas de partido al tenista forjado en la cantera del Grupo y enlazó tres juegos seguidos (dos al resto). Carreño entregó el set con una doble falta, decepcionado del rumbo que había dado el partido en cuestión de minutos.

Quedaba por despejar la incógnita de cómo respondería el gijonés en el tercer y definitivo parcial. Carreño se tomó un descanso -se retiró a los vestuarios- y volvió dispuesto a plantar batalla ante el ‘cañonero’ Anderson. Le costó de partida, porque el sudafricano sacó a relucir un amplio repertorio de saques, logrando llevar el peso de los puntos. Carreño superó el ‘palo’ anímico de perder el segundo set y aguantó con su saque, llevando el parcial igualado hasta las últimas estribaciones. Superó malos momentos (sus dudas con el saque) y rentabilizó los ‘regalos’ de su rival, dubitativo al resto. Carreño luchó hasta la extenuación. En el noveno juego ganó puntos milagrosos -memorable cortado de derechas- pero no pudo aprovechar la bola de break de la que dispuso para poner en jaque a su rival.

Al final se llegó al tie break y tras remontar una bola de partido en contra, Carreño tuvo la fortaleza para aprovechar la suya y conseguir una victoria que le coloca por primera vez en la semifinales del Torneo de Cayo Vizcaíno. Con este resultado, el tenista gijonés tiene muchas opciones de regresar de nuevo al ‘top ten’ de la ATP.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos