Tenis

Robredo gana 19 años después

Tommy Robredo, durante un momento de la final, ayer, en el Club Tenis Gijón. / JORGE PETEIRO
Tommy Robredo, durante un momento de la final, ayer, en el Club Tenis Gijón. / JORGE PETEIRO

El exnúmero 5 del ránking ATP se impuso en una igualada final a Muñoz de la Nava | El partido por el título en el Dionisio Nespral entre el jugador catalán y el madrileño entretuvo a los muchos aficionados que acudieron al Tenis Gijón

J. L. CALLEJA GIJÓN.

Se impuso la lógica. Tommy Robredo conquistó por segunda ocasión el Torneo Dionisio Nespral. La 54 edición de este clásico del verano gijonés contó con una final de gran altura, que hizo vibrar con gran entusiasmo a los numerosos aficionados que se dieron cita en las gradas del Club Tenis Gijón.

El citado jugador catalán, que posee tres títulos de la Copa Davis y doce del circuito ATP, derrotó con justicia al 'raqueta' madrileño Daniel Muñoz de la Nava, por un resultado de 6-4 y 7-5, en un duelo que tuvo una duración de una hora y 45 minutos.

Muñoz de la Nava, que el año pasado alcanzó el puesto 68 del ránking ATP, fue más rival de lo esperado para el veterano jugador de Hostalrich. Y es que en el primer juego, Menéndez se puso por delante en el marcador al adjudicarse el primer juego al pillar un poco más frío a su adversario. El madrileño jugó de manera arriesgada y le salió bien en los compases iniciales del encuentro, que mantuvo durante mucho tiempo la igualdad.

Tras el empate a dos juegos, Robredo mostró una mayor solidez en el juego, especialmente desde el fondo de la pista con un dominio abrumador sobre su rival. Tras el 3-2, el catalán abrió el camino de la victoria en un partido que se le puso en principio cuesta arriba.

Muñoz de la Nava, no arrojó la toalla ni mucho menos en el segundo set. De mano, este destacado jugador zudo le plantó cara y se llegó a poner con dos cuatro juegos a su favor. Incluso con este resultado falló una bola que posiblemente hubiera decantado el partido a su favor.

Sin embargo, a partir de dicho momento, Tommy Robredo hizo un break y se metió de lleno en el encuentro, que fue vibrante hasta sus instantes finales. Con 5-5 en el marcador, el catalán pisó el acelerador al poner en su juego una gran intensidad que no pudo contrarrestar Muñoz de la Nava, que fue un digno rival ante un jugador que llegó a ser el número 5 del mundo.

Así las cosas, Robredo, diecinueve años después, se llevó de nuevo el Torneo Dionisio Nespral, que en sus dos últimas ediciones fue para el gijonés Pablo Carreño.

«He disfrutado»

Tras la final del torneo gijonés, Robredo comentó que «me ha gustado mucho estar aquí, porque he jugado dos partidos en los que disfruté bastante, por lo que la experiencia ha sido muy buena para mí».

Para el gerundense también «es importante que el público se lo ha pasado bien, que en estos casos también es importante». Robredo tiene ahora como objetivo volver a estar entre los 100 primeros jugadores del mundo. Para ello, competirá próximamente en los torneos italianos de Coomo y Verona.

Los dos finalistas, junto con David Vega, ofrecieron en la mañana de ayer un clinic para los más jóvenes en el que participaron jugadores de distintas escuelas de Asturias.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos