Tenis

La senda que marca Pablo Carreño

Darío Carballal presenció la Copa Davis en Valencia, aunque su ídolo Pablo Carreño no llegó a jugar / E. C.
Darío Carballal presenció la Copa Davis en Valencia, aunque su ídolo Pablo Carreño no llegó a jugar / E. C.

El joven tenista, que ganó la fase nacional de la competición, vibró con la presencia de su ídolo en Valencia durante la Davis Darío Carballal jugará en Croacia la fase mundial del Torneo IBP Uniuso Sub 10

J. L. CALLEJA GIJÓN.

La escuela de tenis del Grupo es un inagotable filón de jugadores. Los nuevos talentos del deporte de la raqueta en la entidad de Las Mestas surgen cada curso. El caso del joven Darío Carballal (Gijón, 1998) llama especialmente la atención. Con solo diez años, ha experimentado una excelente progresión, que invita a pensar que tiene un buen futuro como tenista. Al menos, a ilusión no le gana nadie. A su corta edad se entrena siete horas a la semana, pero ni mucho menos su padre, Ángel, ni su entrenador, Rafa Rascón, piensan que sea excesivo porque «está disfrutando».

Darío Carballal vive su mejor momento desde empezó a competir en 2015. Este año ha ganado ya tres torneos autonómicos y uno nacional, con el que obtuvo una gran recompensa. Se trata del Torneo IBP Uniuso, que reúne a los más destacados tenistas españoles de su categoría. La victoria en esta competición, que se celebró en Madrid hace poco más de una semana, le ha reportado el valioso premio de acudir a la fase final mundial de la misma, que se celebrará este verano en Croacia.

«Tuve rivales muy difíciles, sobre todo el madrileño Max, que pegaba muy bien de revés con una mano, pero le acabé ganando en el súper 'tie break», relata Darío, quien añade sobre la conquista de este torneo que «todavía no me lo creo, porque el nivel era altísimo y me parecía muy difícil ganar partidos».

«Me decidí a jugar al tenis a los seis años y se me dio muy bien desde el principio, por lo que dejé el hockey, que también lo practicaba», confiesa el gijonés, al que le gustaría llegar a ser un gran jugador de tenis. Pero reconoce que «hay que entrenar y mejor mucho la técnica». Pese a que ha cumplido recientemente diez años, el prometedor 'raqueta' grupista se desenvuelve muy bien sobre la pista. «Le pego fuerte con la derecha y se me dan bien los botes prontos, pero tengo que progresar y aprender mucho aún», matiza.

Al margen de lograr su clasificación para la final mundial del Torneo IBP Uniuso, la organización le regaló unas localidades con las que pudo ver el pasado fin de semana la Copa Davis en Valencia, donde disfrutó del tenis de alto nivel. «Ha sido una gran experiencia, me lo pasé muy bien», explicó. Pero para él lo importante fue poder ver de nuevo a Pablo Carreño -a quien observa con atención cada vez que visita el Grupo-, aunque el tenista de élite gijonés no llegó a jugar. Es, junto con Roger Federer, su ídolo y, en este sentido, argumenta que «es increíble que sea el número diez del mundo alguien que salió de mi escuela».

Darío Carballal inicia el camino de la élite y tendrá el apoyo de la firma Wilson, que le patrocinará en los próximos torneos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos