Casi 1.900 asturianas renuncian a sus empleos cada año para asumir el cuidado de su familia

La estatua de la Concordia, en Oviedo, con mensajes a favor de la huelga de mujeres el próximo 8 de marzo. / MARIO ROJAS
La estatua de la Concordia, en Oviedo, con mensajes a favor de la huelga de mujeres el próximo 8 de marzo. / MARIO ROJAS

Un informe del Principado desvela que en diez años casi 19.000 tuvieron que salir del mercado laboral, lo que ha disparado la brecha entre hombres y mujeres

CHELO TUYA GIJÓN.

El próximo 8 de marzo, las mujeres de todo el mundo están llamadas a parar. Dicen las entidades convocantes en España de esta protesta internacional -los sindicatos UGT, CC OO y CSI; los partidos políticos PSOE, IU, Podemos, Equo y todas las asociaciones feministas- que con esta huelga parará el mundo. Porque el femenino es el género mayoritario. En Asturias, por cada cien hombres hay 109 mujeres, tasa que se dispara con la edad: por cada cien asturianos de más de 64 años, hay 141 asturianas. Por cada 100 hombres de 84 o más años, hay 226 asturianas.

Una mayoría, la femenina que se queda en el padrón y en la formación -ellas estudian más y mejor-, pero no tiene eco en las listas de empleo ni en las retribuciones salariales. Por eso, aunque existen discrepancias sobre el tipo de paro, -la mayoría opta por una huelga general, mientras que otros apuestan por una parcial, de dos horas-, todos están de acuerdo en que es la mejor forma de visibilizar la mayor reivindicación de la jornada internacional de los derechos de las mujeres: acabar con la brecha.

Y le han quitado apellidos como 'salarial, 'laboral' o 'social'. Se trata de acabar con la brecha respecto a la igualdad entre hombres y mujeres. La que lleva a casi 1.900 asturianas cada año a abandonar su puesto de trabajo para dedicarse al cuidado de hijos o de familiares dependientes.

Así lo constata el Principado. En su informe 'Situación de mujeres y hombres en Asturias 2017' elaborado por el Observatorio de Igualdad de Oportunidades del Instituto Asturiano de la Mujer, el Gobierno regional desvela que en los últimos diez años casi 19.000 asturianas dejaron su empleo «para ocuparse del cuidado de hijos o de adultos enfermos, discapacitados o mayores. Eso supone una media de 1.890 mujeres al año».

Con ellas, dice el informe, son ya «87.000 asturianas, el 35% de las desempleadas, las que achacan a las 'labores del hogar' los motivos para haber abandonado su empleo». Ese mismo argumento, el tener que ocuparse de tareas que implican el mantenimiento del hogar y el cuidado de la familia, que utilizan una de cada tres asturianas solo explica el desempleo del 3,3% de los asturianos: 6.100 hombres dicen que no pueden trabajar por tener que atender a su familia.

Más información

Más formadas, menos salario

El informe también constata el mantenimiento de los roles tradicionales con otros datos. En Asturias, el 90,4% de las excedencias laborales para cuidar a hijos o mayores las solicitan mujeres. Y el 81% de las familias encabezadas por un único adulto son monomarentales. Porcentajes que se traducen en 511 mujeres de excedencia para cuidar a la familia y que son 46.400 las asturianas que mantienen solas a sus hijos. En solo un año «las familias monomarentales que encabeza una mujer mayor de 65 años han aumentado: son ya más de 16.000».

¿Dan ese paso atrás por estar peor formadas? La respuesta que da el propio análisis oficial es negativa. El 54% de las matrículas de la Universidad de Oviedo tienen nombre de mujer, aunque, como ocurre en los ciclos formativos de Formación Profesional, tanto en el grado medio como en el superior, «se sigue manteniendo la clara segregación horizontal documentada año tras año». Es decir, que hay titulaciones «completamente feminizadas» que, paradójicamente, son las que luego tienen salarios inferiores.

Ese hecho, sumado a que ellas protagonizan los contratos temporales, ocho de cada diez empleos de ese tipo en Asturias corresponden a una trabajadora, como señala el informe, hace que la brecha salarial aumente. Tanto que en Asturias «es mayor que en el resto de comunidades autónomas». Así, las mujeres llegan a cobrar «la mitad que los hombres» por hora trabajada. Como media, en Asturias «una mujer tiene que trabajar un año, tres meses y trece días para ganar tanto como un hombre».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos