Carles Manera, ayer.
Carles Manera, ayer. / PETEIRO

«España no está creando empleo sino repartiendo las horas de trabajo»

  • Carles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas

Carles Manera, Catedrático de Historia e Instituciones Económicas de la Universidad de Baleares, participó ayer en la XVII Reunión de la Economía Mundial, que con el título 'Ganadores y perdedores dentro de la economía mundial tras la crisis' se celebra hasta hoy en la Facultad de Comercio, Turismo y Ciencias Sociales 'Jovellanos', en la antigua Universidad Laboral de Gijón. Manera se muestra muy crítico con el devenir económico de Europa y, especialmente, de España donde, asegura, la recuperación sigue sin llegar y la reducción del paro obedece a una fragmentación de los contratos laborales en otros más inestables y con sueldos más bajos.

-La OCDE sitúa a España a la cabeza del crecimiento en Europa y aunque de forma todavía leve el desempleo se está reduciendo. ¿Estamos en la senda correcta?

-Los repuntes en los mercados de trabajo se deben a la fragmentación de los contratos laborales y al mantenimiento de las horas de trabajo. Dicho de otra manera, los contratos laborales de carácter estable se han fragmentado en contratos de carácter inestable, con sueldos más bajos, y eso ha engrosado las cifras de afiliados a la Seguridad Social y ha reducido la tasa de paro. Sin embargo, las condiciones de los contratos nuevos no han mejorado. Muy pocos son indefinidos. Lo que está pasando supone, por lo tanto, una repartición de las horas de trabajo, no la consecución de más trabajo.

-¿Pero no cree que las cosas están ahora mejor que hace dos años?

-No veo recuperación económica más allá del nivel macro que implica un crecimiento económico del PIB significativo, con respecto a Europa, pero que se debe, sobre todo, al empuje del sector turístico.

-¿Y eso no es recuperación?

-El problema es que ese crecimiento no se está trasladando de una forma efectiva a la micro economía, a la mejor contratación en el mercado de trabajo, y a un mejor desarrollo social.

-¿Por dónde pasa, entonces, la solución?

-España debería plantear de forma decidida a la Unión Europa una cierta relajación en las medidas del déficit público para apostar por un plan de inversión pública como palanca de crecimiento y por una cooperación con el sector privado incidiendo en todo lo que representa la innovación, el desarrollo y la investigación. Sería un punto central para el cambio de modelo productivo. También se necesita un mayor apoyo público a la red de protección social.