El Comercio

La desnitrificadora de la térmica de Aboño empieza a funcionar en pruebas

Vista general de la central, con la planta de desnitrificación a la izquierda.
Vista general de la central, con la planta de desnitrificación a la izquierda. / E. C.
  • La nueva instalación de EdP, la primera de España de sus características, permite reducir hasta en un 80% las emisiones de óxidos de nitrógeno

La primera planta de desnitrificación de España ya funciona en la térmica de Aboño. Esta nueva instalación de EdP acaba de ser conectada al grupo 2 de la central, la unidad más potente de EdP en Europa (543 MW), y ha iniciado su fase de pruebas de cara a que esté a plena actividad a finales de octubre. Tras estas semanas de ensayos y de puesta a punto, permitirá la generación de energía eléctrica con carbón reduciendo las emisiones de óxidos de nitrógeno hasta en un 80% y facilitará la adaptación de la térmica a las exigencias ambientales de la Directiva 2010/75 de la Unión Europea sobre Emisiones Industriales. A la vez que se produce esta puesta en marcha, continúan los trabajos de construcción de una planta de similares características en la central de Soto de Ribera, que estará concluida en los primeros meses de 2017. Ambos proyectos, adjudicados al consorcio formado por TSK y Mitsubishi Hitachi Power Systems, suponen una inversión que ronda los 90 millones de euros.

«Estamos orgullosos de haber concluido la obra de la primera planta de desnitrificación de España, cumpliendo calendario y presupuesto. Aboño será una instalación pionera», destacó en un comunicado Miguel Stilwell d'Andrade, consejero delegado de EdP en España, que recordó que en 2007 esta central fue la primera en instalar una planta de desulfuración.

La desnitrificadora permite reducir las emisiones de los óxidos de nitrógeno en los gases procedentes de la combustión del carbón en la caldera. Estos gases pasan por un reactor en el que se produce la transformación de los óxidos de nitrógeno en vapor de agua y nitrógeno, sustancias que no son perjudiciales para el medio ambiente.

Los adjudicatarios del proyecto concluyeron el montaje de la planta a principios de agosto, tras emplear más de 400.000 horas/hombre. En ella se utilizaron más de 3.000 toneladas de elementos metálicos, más de seis veces el peso de la escultura de Eduardo Chillida 'Elogio del Horizonte'. Solo en la estructura se colocaron 1.400 toneladas y otras 1.000 se destinaron al reactor catalítico. En esta obra, que cuenta con más de 13.100 metros cuadrados de aislamiento térmico, se utilizaron también las mayores grúas de Asturias, con una capacidad de 70 toneladas, 110 metros de altura y un radio de 80 metros.

Además de los trabajos de TSK y Mitshubishi Hitachi Power Systems, desde el inicio de las obras tomaron parte en diferentes labores más de 140 empresas diferentes, en su gran parte asturianas, y llegaron a trabajar 300 personas, sin contar con el equipo de la propia central.

Revisión de 20 millones

La térmica de Aboño, puesta en marcha en 1985, ha funcionado más de 230.000 horas, en las que la producción de energía supera los 107.000 GWh. Entre abril y junio de este año, la central fue sometida a una revisión general en la que EdP invirtió más de 20 millones de euros. Durante esta revisión trabajaron más de mil personas. Estas cifras, según EdP, suponen un importante reto para la organización por las complejidades técnicas, preventivas y medioambientales que implica la concurrencia en el tiempo de un elevado número de tareas y personas.

La compañía eléctrica informa de que, tras los proyectos de las plantas de desnitrificación en Aboño y Soto de Ribera, habrá desembolsado más de 200 millones de euros en la última década en mejoras ambientales de sus centrales de generación en Asturias. Además, también destaca la «importante inyección económica para el Principado» que suponen inversiones como estas.