El Comercio

UGT advierte de un otoño caliente que tendrá como detonante la crisis del carbón

El líder regional de UGT, Javier Fernández Lanero; Pedro Luis Hojas, de UGT-FICA, y José Luis Alperi, de SOMA-Fitag-UGT.

El líder regional de UGT, Javier Fernández Lanero; Pedro Luis Hojas, de UGT-FICA, y José Luis Alperi, de SOMA-Fitag-UGT. / Aurelio Flórez

  • El secretario general de la Federación de Industria no descarta una huelga general ante el «hartazgo» de la sociedad, y criticó la «alevosía» del PP para acabar con la minería

«No nos hacemos responsables de la deriva que puedan tomar las movilizaciones, ni las centrales ni los trabajadores». Esta fue la advertencia que lanzó ayer en Gijón el secretario general de la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT, Pedro Luis Hojas, al referirse a las protestas que están llevando a cabo los mineros ante los incumplimiento del plan del carbón. Este aviso vino acompañado de otro: la previsión de un otoño caliente ante el «hartazgo» de los trabajadores y la sociedad. Según el líder sindical, esta movilización será el detonante de otras. «Si sigue así esta conflictividad va a pasar a otros sectores», vaticinó, para añadir que la crisis por la que atraviesa la minería es solo «la punta del iceberg» y que el sindicato prevé «movilizaciones más generales». Entre esas protestas, no descartó una huelga general.

Hojas, que participó ayer en la Escuela Internacional de Verano Manuel Fernández López 'Lito', que se celebra estos días en el Centro de Cultura Antiguo Instituto de Gijón, cargó duramente contra el Gobierno del PP por actuar «con alevosía» para acabar con las minas y también por romper la hoja de ruta que había marcado el plan del carbón 2013-2018 solo un año después de su firma. «Desde 2014 no ha vuelto a haber una reunión de la comisión de seguimiento», criticó, para reclamar una convocatoria urgente para que, al menos, el Ejecutivo diga a la cara de los representantes de los trabajadores que pretende el cierre de las explotaciones. «UGT no lo va a consentir, va a luchar con uñas y dientes», advirtió también.

Por su parte, el secretario general de SOMA-Fitag-UGT, José Luis Alperi, reclamó tomar como ejemplo a Alemania, un país al que «siempre se mira para otros asuntos», y recordó que su Gobierno ya ha hecho un planteamiento para decidir qué carbón va a producir a partir de 2019 y con qué trabajadores, todo dentro del marco normativo de la Unión Europea. Pero para Hojas, el Ejecutivo español «no sabe hacia dónde quiere ir en el tema energético», más allá de querer cerrar las explotaciones mineras. En este sentido, ambos sindicalistas volvieron a reclamar al Gobierno en funciones que garantice el hueco térmico para el mineral autóctono del 7,5% que fijó el plan del carbón, y que no se quede en el 3% o 4% actual, que calculan los sindicatos.

Crisis institucional

Hojas participó después en la mesa redonda 'Respuestas sindicales e institucionales' junto a Julio Lacuerda, secretario general de la Federación de Servicios Públicos de UGT, y Miguel Ángel Cilleros, secretario general de la Federación de Servicios para la Movilidad y el Consumo. En ella abordaron la necesidad de mantener el sector público, pero también el prestigio de las instituciones, entre ellas, el de los sindicatos. En este sentido, Cilleros llamó la atención sobre recuperar la reputación institucional, tanto por parte de UGT, con medidas como las tomadas tras el último congreso para dotar de mayor transparencia a la organización, como de instituciones nacionales e internacionales como la Unión Europea. «La crisis ha profundizado el desencanto de la sociedad hasta el punto de decir que las instituciones no nos representan», destacó Cilleros, que abogó por una recuperación de la democracia y de la libertad que acompañe a la salida de la crisis.