El Comercio

3.568 asturianos reúnen un patrimonio de más de 8.400 millones de euros

  • El número de residentes en el Principado obligados a tributar por ese concepto aumentó un 1,5% de 2013 a 2014, en plena crisis

La crisis no pasa factura a todos por igual. Hay quienes 'engordan' sus cuentas en momentos de dificultades, como lo demuestra el hecho de que en Asturias haya crecido el número de personas obligadas a declarar su patrimonio ante Hacienda, al igual que su cuantía, en plena recesión. Según los últimos datos de la Agencia Tributaria, referidos a 2014, un total de 3.568 asturianos reúnen un patrimonio de 8.479 millones de euros. Son un 1,5% más respecto a 2013 y la cuantía declarada también creció un 3,3% en un año.

Todos estos asturianos tienen un patrimonio superior a los 700.000 euros, ya que por debajo de esa cantidad no se está obligado a rendir cuentas al fisco. Según los datos de Hacienda, el patrimonio medio declarado por contribuyente es de 2,3 millones de euros. Asturias recaudó por este tributo 17,5 millones de euros durante 2014, un millón de euros más que en 2013, y cada contribuyente pagó una media de 4.931 euros por ese concepto, cuantía ligeramente superior a los 4.736 euros del ejercicio anterior. Aún así, el tributo asturiano es casi la mitad de lo que se paga en Madrid, con 8,4 millones por declarante en 2014, una cifra un 5% más alta a la del 2013.

El patrimonio declarado en 2014 por los asturianos en bienes inmuebles es superior a los 1.660 millones de euros y se halla en manos de 3.525 ciudadanos. La inmensa mayoría corresponden a bienes de naturaleza urbana. Solo 32 millones corresponden a los de naturaleza rústica, según los datos actualizados por el Ministerio de Hacienda

Los llamados bienes suntuarios, esto es, vehículos, joyas, pieles, obras de arte y antigüedades, suman un importe de 10,6 millones de euros. Estos objetos pertenecen a 789 asturianos. Apenas son 278.194 euros declarados más que en el ejercicio anterior. De la cuantía total, 636.022 euros corresponden a obras de arte y antigüedades, una inversión refugio en tiempos de crisis económica.

En el año 2007, antes de que estallara la burbuja inmobiliaria y se iniciara la mayor crisis económica, 18 contribuyentes asturianos declaraban este tipo de patrimonio, por valor de 398.400 euros. Hoy son solo 7 declarantes, pero la cifra comunicada al fisco se sitúa en los 636.000 euros, lo que significa que en los años de crisis económica el patrimonio declarado en obras de arte y antigüedades se duplicó. Cuando la inversión en casas no es un valor seguro y los mercados de valores se muestran inestables, este tipo de bienes suelen incrementar su demanda como vía para colocar a buen recaudo el patrimonio.

En el conjunto de España hay 24.042 personas que declaran un patrimonio en vehículos, joyas, pieles, obras de arte y antigüedades por un valor de 1.105 millones de euros, cifra que contrasta con los 1.773 millones de 2007, antes de que empezara la crisis.

Un total de 508 personas en toda España declararon tener un patrimonio en 2014 de más de 30,05 millones de euros. Según los datos de la Agencia Tributaria, 37 personas se han sumado a la lista de súperricos, un 8% más que el año anterior. Este aumento es el mayor entre todos los tipos de renta reflejados en la estadística, lo que confirma las previsiones de diferentes instituciones internacionales sobre el aumento de la desigualdad social y económica. Las personas que declararon estar en este escalón de la pirámide, reconocieron poseer joyas, pieles, vehículos, embarcaciones y aeronaves valoradas en 602 millones de euros. Otros objetos como arte y antigüedades están valorados en 503 millones de euros. Este rango, que se considera de las personas más pudientes, fueron quienes pagaron una mayor cantidad de media: 461.872 euros.