El Comercio

Carlos Freire, a la entrada del cajero de Liberbank, en la plaza del Carmen, en Gijón.
Carlos Freire, a la entrada del cajero de Liberbank, en la plaza del Carmen, en Gijón. / PALOMA UCHA

«Con los tipos de interés en mínimos, hay que luchar aumentando la actividad»

  • «Tras los años de recesión, las compañías piden créditos para renovar equipos tecnológicos y relanzar planes de inversión»

  • Carlos Freire Subdirector General de Empresas en Asturias de Liberbank

Carlos Freire (Salas, 1964) es subdirector general de Empresas en Asturias de Liberbank desde octubre de 2015. A excepción de sus dos primeros años de experiencia laboral como analista de riesgos, toda su trayectoria ha estado ligada a la entidad financiera con cargos siempre relacionados con el empresariado. Cree que a las empresas les toca ahora «renovar equipos productivos y relanzar sus planes de inversión» para seguir creciendo.

¿Qué momento económico atraviesan las empresas asturianas?

Estamos en una fase muy clara de crecimiento empresarial, si bien en este último año se empieza a notar una ligera ralentización del crecimiento. Hay un consenso generalizado de que esta ligera desaceleración se prolongará durante 2017. No es un indicador de cambio en la tendencia del ciclo, sino más bien una forma de tomar oxígeno para alcanzar en el futuro cotas más altas. Lo ideal es que las empresas crezcan de forma constante y sostenida, con crecimientos que puedan ser gestionados, sin asumir riesgos elevados.

¿Las empresas deben crecer en tamaño para ser competitivas?

Estoy totalmente de acuerdo con que se favorezca desde todos los ámbitos este crecimiento, pero siempre que se haga con una lógica empresarial que permita la optimización de esas economías de escala. Recientemente, Liberbank ha firmado un convenio de colaboración con Fade para abrir una línea especial de financiación de 50 millones de euros, precisamente destinados a la mejora competitiva de los sistemas productivos de las empresas y a operaciones con el objetivo de ganar dimensión.

¿Qué perfil tienen sus clientes?

Nos consideramos líderes en la región y esto se traduce en que en nuestra cartera de clientes se encuentran empresas de todos los tamaños y sectores.

El servicio, diferencial

A una empresa que les pide un crédito ¿qué le ofrecen para distinguirse de la competencia?

En el sector financiero es muy difícil diferenciarse por producto y por precio. Tenemos, por tanto, que diferenciarnos por servicio. Nuestro tamaño nos permite ser muy ágiles en las respuestas y, por nuestro conocimiento del mercado y por los años de relación con los clientes, creemos ser capaces de saber lo que nuestros clientes necesitan. Y muy importante, ellos también saben lo que pueden esperar de nosotros. Nuestra máxima es que tanto nosotros como nuestros clientes debemos estar cómodos, es la única manera de que una relación perdure en largo plazo.

¿Cuáles son las operaciones financieras más demandadas ?

Por el lado de la demanda de crédito, las empresas, después de haber ralentizado o paralizado durante los años de recesión, sus decisiones de inversión, se encontraban con equipos productivos ya amortizados y con una alta obsolescencia tecnológica. Necesitaban, con cierta urgencia, mejorar su productividad y relanzar sus planes de inversión. Por este motivo, la demanda de préstamos y leasing para la financiación de estas inversiones ha tenido un crecimiento, yo diría que exponencial, en las últimas fechas.

Con tipos casi en el cero resulta complicado obtener recursos vía negocio. ¿Cómo están librando esta situación?

Con tipos en mínimos históricos, el margen financiero de las entidades se está resintiendo de forma evidente. Contra la reducción del margen financiero, es necesario luchar por la vía del incremento de la actividad. Recientemente presentamos los resultados de Liberbank correspondientes al segundo trimestre de 2016. No quiero aburrir con cifras, pero quisiera indicar solo que las nuevas formalizaciones de créditos y préstamos alcanzaron los 2.221 millones de euros en el primer semestre de este año, aumentando respecto a junio de 2015 un 61,1%, destacando el aumento del 58,8% en pymes y un 91,7% en particulares y familias.