El Comercio

Los precios bajan un 0,1% en agosto, la menor caída del año

Una bombilla.
Una bombilla. / Archivo
  • Los carburantes y la luz, con precios inferiores al año pasado, elevan cinco décimas el IPC interanual hasta el -0,1%

Los precios siguen cayendo, pero de una forma cada vez más moderada. El IPC bajó en agosto tan sólo un 0,1%, el menor descenso del año (el mínimo estaba en enero con el -0,3%) y cinco décimas inferior a julio, según los datos publicados este martes por el INE, que confirma las cifras que ya había adelantado a finales de agosto. La 'culpa' la tienen los precios de los carburantes y lubricantes, que son más bajos que el año pasado, así como el alza de la electricidad frente a la caída que experimentó en 2015.

El indicador, por tanto, sigue en terreno negativo pero suma ya cuatro meses consecutivos de subidas. A su vez, encadena trece meses sin crecimiento, doce meses de descensos (el 0,9% de septiembre de 2015 fue el mayor) y un mes plano (el pasado mes de diciembre marcó un 0% que rompió la racha en rojo, pero que no tuvo continuidad hacia la remontada ). La previsión es que esta senda al alza se mantenga, al menos, hasta la última parte del año.

Tras este dato de agosto, el IPC internanual se elevó cinco décimas hasta el -0,1% debido a una menor caída de los precios de la energía y a un mejor comportamiento de los servicios y de los bienes industriales no energéticos. Encadena así ocho meses de tasas negativas, aunque también supone el menor descenso registrado en lo que va de año. Si se compara con Europa, el diferencial de precio respecto a la media de la zona euro es 0,5%, algo que desde el Gobierno ven con buenos ojos pues consideran que así el país sigue manteniendo una ganancia de competitividad respecto a los socios europeos y, por tanto, favorece las exportaciones.

Por su parte, la inflación subyacente, que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados, aumentó dos décimas en agosto hasta el 0,9%, un punto por encima del IPC general, al tiempo que el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) situó su tasa anual en el -0,3%, lo que supone cuatro décimas más que en julio.

Asimismo, los precios de consumo registraron en agosto una tasa mensual del 0,1% respecto a julio. Este dato contrasta con el IPC del mes pasado, que fue de -0,7%, y con el de agosto de 2015, de -0,3%.

Las previsiones que maneja el Gobierno es que en los próximos meses la tasa de inflación recupere el tono y a finales de año haya un IPC "ligeramente positivo". De hecho, el secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández de Mesa, insistió en que el hecho de que los precios sean bajos en España es "síntoma de que la economía es capaz de crecer y ganar competitividad". No lo ven así los sindicatos. Tras conocer los datos, UGT emitió un comunicado en el que se lamentó de que el “crecimiento económico, aunque frágil y desequilibrado, no está llegando a las familias”. Por el contrario, defendieron que las empresas sí están mejorando resultados y expectativas, por lo que volvieron a exigir un incremento de los salarios de los trabajadores, algo que también pidieron desde CC OO. La patronal CEOE, sin embargo, apostó por continuar con la moderación salarial para “seguir aumentando la competitividad y favorecer la creación de empleo”.

El transporte y la vivienda, claves

El grupo que más tiró del IPC anual fue el transporte, con una variación mensual del -1,9%, dos puntos superior a julio debido -como ya se ha citado- a la caída de los precios de los carburantes y lubricantes. A esto hay que sumar además, aunque en menor medida, el encarecimiento de los precios de los coches; recuérdese que el Plan PIVE llegó a su fin y el Gobierno, por el momento, ha cortado el grifo a estas ayudas.

La vivienda también influyó, puesto que su tasa se ralentizó hasta situarse en el -4,4%, principalmente por la evolución de la rúbrica calefacción, alumbrado y distribución del agua. La electricidad subió en agosto frente a la bajada de un año antes.

Ocio y cultura, por su parte, situó su tasa en el 0,2%, ocho décimas superior a la de julio, como consecuencia de la subida de los precios del viaje organizado, mayor que la de agosto de 2015.

Por último, otros bienes y servicios subieron siete décimas, hasta el 1,8%, por el encarecimiento de los seguros, que se incrementaron respecto al año pasado.

Frente a estos aumentos, Estadística destaca el recorte de la tasa interanual de alimentos y bebidas no alcohólicas en siete décimas, hasta el 1,8%, por la bajada de los precios de las legumbres y hortalizas frescas, las frutas frescas y los aceites, que subieron hace un año. Igualmente influyó el aumento de los precios del pescado fresco, menor que el registrado en 2015. También redujo su tasas interanual los hoteles, cafés y restaurantes, cuya tasa disminuyó cinco décimas, hasta el 0,2%, porque los hoteles y otros alojamientos registraron en agosto una subida de precios menor que hace un año.

Temas