El Comercio

Asturias pedirá que los préstamos del Plan Juncker no computen como déficit

  • «El Gobierno central no ha ejercido el liderazgo que le correspondía», ha lamentado el consejero de Presidencia

El Gobierno asturiano buscará el respaldo de otras comunidades autónomas para reclamar de la Unión Europea que la revisión del reglamento del denominado Plan Juncker contemple que los préstamos comunitarios para financiar inversiones con cargo a esa iniciativa no computen como déficit como se ha hecho en Francia.

El hecho de que hasta ahora dichos préstamos sí se contabilizasen como déficit público en caso de acceder a dichos fondos y la elevación de uno a 25 millones de la cuantía mínima de los proyectos para recibirlos ha llevado a que ninguna comunidad autónoma haya visto aprobados los proyectos que presentó a dicha convocatoria.

Estas afirmaciones las ha realizado el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, en su respuesta a una interpelación en el pleno de la Junta General de la diputada del PP Emma Ramos, que ha considerado que la no inclusión de ningún proyecto asturiano en el Plan Juncker supone "otra oportunidad perdida" para la región.

El consejero ha recordado que Asturias presentó 45 proyectos que sumaban un coste global de 883 millones para obtener financiación con cargo al Plan Juncker, el nuevo fondo europeo de inversiones estratégicas que preveía generar inversiones por importe de 315.000 millones de euros en la Unión Europea.

Dichas propuestas, ha subrayado Martínez, tuvieron que ser remitidas al Gobierno central en un plazo de seis días desde que el Ministerio de Economía reclamó de las comunidades autónomas que le trasladasen las iniciativas a tramitar ante Bruselas. Para el consejero, las "grandes expectativas" que generó el plan se vieron "truncadas" por la falta de información del Gobierno central a las comunidades autónomas y por el hecho de que desde la UE no se contara en su diseño con los entes locales y regionales.

A día de hoy, ha apuntado, las comunidades autónomas ni siquiera saben qué proyectos envió el Ministerio a la UE, que sólo ha incorporado al Plan Juncker seis proyectos españoles por importe de 715 millones de euros que, salvo en el caso de uno de Puertos del Estado, todos corresponden a inversores privadas.

"El Gobierno central no ha ejercido el liderazgo que le correspondía", ha lamentado el consejero tras incidir en que esta circunstancia se refleja en el hecho de que el montante global de los proyectos presentados por España ascendía a 53.000 millones de euros y únicamente se han obtenido los mencionados 715 millones.

Según Martínez, no es verdad que el Principado se haya quedado "rezagada" dado que ninguna comunidad autónoma tiene un solo proyecto aprobado y el Gobierno regional sí contactó con grandes empresas para estudiar la posibilidad de plantear iniciativas pero que éstas se mostraron reacias dado que las resulta más fácil acudir al mercado bancario para solicitar créditos.

Para la parlamentaria popular, el Gobierno regional se limita a "divagar" en lugar de a explicar por qué no vio aprobado ninguno de sus proyectos para un programa de inversiones destinado a iniciativa "viables" y que aportase "un valor añadido" a la economía europea.

Ramos, que ha pedido al Ejecutivo que defina qué incidencia tendrá esta coyuntura en el proyecto de elaboración del presupuesto de 2017 "en el que trabajan con sus compañeros de Podemos e IU", ha subrayado que los proyectos exigidos por la UE debían ser "rentables" y contar preferiblemente con inversores privados en vez de ser iniciativas promovidas únicamente desde la administración.

Entre los proyectos remitidos por Asturias figuraban infraestructuras como el desdoblamiento de la carretera entre Bobes y San Miguel de la Barreda, la construcción de la estación intermodal de la ZALIA o el uso de gas natural para las recargas de vehículos.

Además, el Principado envió dieciséis iniciativas relacionadas con el ámbito sanitario, ocho con obras hidráulicas y dieciocho más en sectores diversos y heterogéneos que van desde la innovación a las nuevas energías y tecnologías.