El Comercio

«El proyecto de oro de Salave debería estar en marcha», reclama la patronal Confedem

El apoyo al proyecto de la canadiense Astur Gold para explotar la mina de oro de Salave, pendiente ahora de una sentencia judicial tras paralizarlo el Gobierno del Principado a raíz de dos informes desfavorables de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC), planeó ayer sobre el acto de presentación del manifiesto en favor de la minería metálica de Asturias.

El presidente de la Confederación Nacional de Empresarios de Minería y metalurgia (Confedem), Juan José Cerezuela, no pudo ser más explícito. «No entiendo cómo se ha dejado de lado un proyecto como el de Salave, que está muy bien desarrollado y debería estar en marcha», dijo. Para hacer frente a quienes denominó como «apóstoles del miedo», en referencia a las voces discordantes que tratan de desmontar los proyectos de industrias básicas extractivas, apeló a la necesidad de contar con «normas serias» -se refirió en ese sentido a un borrador para actualizar la Ley de Bases del Régimen Minero- y certificaciones anuales de Aenor.

El presidente de Fade, Pedro Luis Fernández, consideró también que el manifiesto es una manera «de echar un capote» a todos los proyectos que atraiga Asturias, que sean respetuosos con el medio ambiente y no comprometan el futuro de las generaciones venideras. «Es una manera de apoyar todos los proyectos serios como a nuestro modo de ver era el de Salave», resolvió.

El acto de ayer no convenció a Ecologistas en Acción, que ayer mismo advirtió de que se trataba de «un nuevo intento de poner en marcha el proyecto de Salave», y aludió a una sentencia contra la mina de cobre de Las Cruces «por contaminación y extracción ilegal de aguas subterráneas».