El Comercio

Convocan una concentración ciudadana en contra del impuesto de Sucesiones

  • La plataforma que ha recogido más de 80.000 firmas para que se reduzca este tributo entregará las rúbricas el 15 de octubre en la Delegación del Gobierno

Van a entregar las firmas que han reunido contra el impuesto de Sucesiones y Donaciones en el Principado, pero no quieren hacerlo en solitario. Los impulsores de la plataforma ciudadana que ha recogido en los últimos meses la rúbrica de más de 80.000 personas en contra de este tributo acudirán el día 15 de octubre a las doce del mediodía a la sede de la Delegación del Gobierno en Asturias, situada en la plaza de España de Oviedo, para hacer entrega de los documentos que atestiguan el apoyo recibido, pero a la vez convocan una concentración a la misma hora como forma de protesta contra un impuesto que consideran injusto y confiscatorio. La idea es hacer presión más allá de las firmas, después de haber mantenido encuentros con distintos partidos políticos de la Junta General, pero también constatar que independientemente de las intenciones de unos u otros el tributo se mantiene sin ninguna modificación.

La plataforma se ha servido de las redes sociales para dar a conocer su iniciativa y ha logrado involucrar a los responsables de distintos establecimientos para que los interesados pudieran firmar en ellos en contra del tributo.

El documento que animaba a los ciudadanos a firmar y que se va a entregar en la Delegación del Gobierno pide la exención absoluta del impuesto de Sucesiones y Donaciones en la línea recta ascendente y descendente, en la colateral hasta el quinto grado, así como entre cónyuges, parejas de hecho o 'more uxorio'.

Uno de los portavoces de la plataforma, el abogado Álvaro López, ha incluso planteado la posibilidad de conformar un grupo político y presentarse a las elecciones con el objetivo de eliminar el tributo. «Pagamos los de siempre, los de Andalucía, Murcia y Asturias», lamenta el letrado, que recuerda que aquellos que tienen dinero hasta cambian el domicilio a otra comunidad para poder pagar menos. «Es una deslocalización», advierte.