El Comercio

Villa no se presenta en el juzgado

José Ángel Fernández Villa, el pasado 21 de octubre, en el momento de su alta del Hospital Central.
José Ángel Fernández Villa, el pasado 21 de octubre, en el momento de su alta del Hospital Central. / Damián Arienza
  • Estaba citado para someterse a una exploración neurológica por un experto en demencias | Su defensa ha presentado un escrito alegando que la comparecencia no le fue comunicada de forma personal sino únicamente a través de su procurador

Jose Ángel Fernández Villa no se personó esta mañana en el Juzgado de Instrucción número 2 de Oviedo, donde se instruye la querella interpuesta por el SOMA contra quien fuera su líder durante más de tres décadas. El exsindicalista estaba citado para someterse a una explotación neurológica por parte de un experto en demencias, Alfredo Robles, propuesto por la acusación, el sindicato minero, cuyos intereses defiende el despacho Ontier. Su no comparecencia, sin causa justificada, supondría un delito de desobediencia. Segun informaron fuentes judiciales, media hora antes de las once de la mañana su defensa presentó un escrito comunicando la no asistencia «alegando que dicha comparecencia no le fue comunicada de forma personal sino únicamente a través de su procurador». El tribunal ha dado un plazo de dos días a las partes para que presenten las alegaciones que consideren oportunas y, una vez que expire ese plazo, la magistrada procederá a resolver.

Con esta prueba pericial, avalada por la titular del juzgado, Simonet Quelle, pero también por la Fiscalía y la Audiencia Provincial, se pretendía determinar si Villa está o no en condiciones para declarar ante la jueza por el delito que se le imputa y ser procesado con todas las garantías.

La defensa, que había aducido deficiencias cognitivas para que Villa no compareciera ante la jueza, también recurrió en todas las instancias esta prueba pericial. A última hora, incluso, reclamó a la magistrada que la exploración se desarrollara en el domicilio del acusado, por las dificultades que suponía su desplazamiento. La juez mantuvo la pericial tal y como estaba prevista, pero el exlíder sindical no se pesentó.