El Comercio

Las empresas españolas, a la cabeza de Europa en su apuesta por el diésel

Flota de vehículos.
Flota de vehículos. / Archivo
  • El 91% de los coches de su flota son de gasoil, frente al 82% de media comunitario, y apenas habrá un recorte de cinco puntos porcentuales para 2021

El parque español está completamente dieselizado y no parece que en un futuro próximo vaya a haber grandes cambios. El país se sitúa a la cabeza de Europa en este mercado y actualmente casi seis de cada diez matriculaciones corresponden a motores de gasoil, según constata la última edición del Observatorio del Vehículo de Empresa (CVO) promovida por Arval. Las empresas, precisamente las que ahora más están tirando del sector tras la conclusión del plan PIVE, no son ajenas a esta preferencia e incluso mantendrán su apuesta por este combustible en los próximos años, pese a las incertidumbres creadas en torno a este combustible, las amenazas de posibles restricciones al tráfico en las grandes ciudades o el debate generado en torno a una supuesta penalización fiscal por ser más contaminantes. Aun así, las corporaciones españolas apenas recortarán cinco puntos porcentuales su flota de vehículos diésel en cinco años, pasando del 91% actual al 86% en el horizonte de 2021, según revela este estudio, realizado a cerca de 3.000 gestores de flotas de pymes y grandes empresas de doce países.

Esta tendencia es similar en Europa, donde la presencia de vehículos diésel en las compañías representan el 82% en la actualidad, porcentaje que se reducirá en tres puntos en 2021 hasta situarse en el 79%. Aun así sigue estando siete puntos por debajo de la nacional.

En línea con España, Francia es el país en el que más se reducirá el peso del gasoil: si cuenta con una flota superior al 80%, en cinco años apenas lo rebajará en 1,6 puntos, lo que "demuestra" que campañas como la emprendida por el Ayuntamiento de París hace dos años y que avanzaban el fin de la circulación diésel para 2020 no "asustan" a las compañías galas, tal y como explica el informe. Portugal, por su parte, encabeza la lista de países donde se espera que la penetración del vehículo de este tipo de motor sea mayor, rozando casi el 100% de la flota automovilística.

Los híbridos, en alza

Esta ligera y paulatina caída del diésel favorece a otras tecnologías alternativas. Si más del 30% de las grandes corporaciones aumentará su flota y las pymes cada vez están más seducidas por el renting, ahora se muestran cada vez más interesadas en los vehículos híbridos y eléctricos, que duplicarán su representación en las flotas en los próximos tres años. Si en la actualidad un 13% de las compañías españolas cuenta con vehículos híbridos, en los próximos tres años alcanzarán el 26%. En cuanto a los eléctricos, supondrán ya una cuarta parte del tejido empresarial en 2019, frente al 10% actual.

Pese a este fuerte alza, las compañías nacionales todavía se sitúan en la parte baja de la tabla, muy lejos de países como Holanda, Reino Unido y Francia, donde cerca de la mitad de las compañías contarán con híbridos como solución de movilidad en el próximo trienio.