El Comercio

Diez mil hogares ya tienen contador individual para utilizar sistema central

  • Su instalación, que será obligatoria cuando el Gobierno apruebe el decreto, permite un ahorro de 220 euros al año de media

Unos 10.000 hogares o, lo que es lo mismo, un 15% de los 60.000 que en Asturias utilizan el sistema de calefacción central ya han instalado los contadores individuales que les permite pagar únicamente por la energía consumen. Son los datos que maneja la Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción (AERCA). Su presidente, Ignacio Abarti, destaca que ese porcentaje es casi el doble que la media española, situada en el 8%. Y es que las subvenciones aplicadas por el Gobierno del Principado han acelerado la instalación de estos dispositivos con los que cada familia va a ahorrar una media de 220 euros al año.

Hasta ahora, en los edificios dotados de sistemas de calefacción centralizada, el reparto de costes se hace a escote entre todos los miembros de la comunidad en función de coeficientes como los metros cuadrados de la vivienda, pero sin importar el uso que hagan de ella. Con los nuevos dispositivos, un hogar puede conocer, incluso a diario, el consumo de calefacción en cada habitación y tomar decisiones de uso basándose en esos datos.

Además, cada dos meses, la empresa a la que la comunidad haya contratado el servicio enviará una factura a los hogares con la información exacta de lo que han consumido y lo que han pagado por la calefacción en el baño, la cocina, el pasillo o la habitación principal de la casa.

La medida afecta a 1,7 millones de hogares de toda España, 60.000 de ellos asturianos, y permitirá un ahorro potencial en calefacción de aproximadamente 10 millones de euros al año.

Directiva europea

El cambio del actual sistema de calefacción central responde a la Directiva Europea de Eficiencia Energética 27/2012/UE que tiene entre sus objetivos la reducción del consumo de energía en los edificios dotados de una instalación centralizada de calefacción o refrigeración que se encuentran mayoritariamente en inmuebles antiguos y con un deficiente aislamiento térmico. La mayoría de los inmuebles construidos a partir de la década de la década de los 90 con este tipo de calefacción ya cuentan con contadores individuales.

Países como Alemania, Italia, Dinamarca, Francia, Bélgica y Suiza han sido los primeros en aplicar esta directiva. En España, el Gobierno publicó el borrador del real decreto de transposición de la mencionada directiva comunitaria, pero aún no está aprobado. La fecha tope para instalar estos medidores es el 31 de diciembre de 2016, pero el bloqueo político y el retraso en la formación del Ejecutivo central ha demorado también esta transposición.

El presidente de AERCA confía en que «las cosas se hagan bien desde el principio, y que las prisas no perjudiquen la calidad de la instalación y ésta se realice por una empresa con la suficiente garantía».