El Comercio

La inflación se eleva al 0,7% y alcanza el nivel más alto en tres años

vídeo

Estación de servicio. / Foto: Archivo | Vídeo: Europa Press

  • Los precios crecen cinco décimas en octubre respecto al mes anterior por la subida de la luz y los carburantes

  • UGT dice que los datos muestran "más que nunca" la necesidad de subir los salarios

La inflación consolida su crecimiento y se aleja de las tasas negativas por las que ha transitado los últimos tiempos al situarse en el 0,7% en octubre en términos interanuales, lo que supone un aumento de cinco décimas respecto al mes anterior, según los datos del INE publicados hoy. De esta forma los precios alcanzan su nivel más alto desde agosto de 2013, cuando se situó en el 1,5%. En esos más de tres años la inflación ha pasado más tiempo en negativo y despertado el temor a una deflación que ahora parecen disiparse.

La clave para el repunte de octubre se encuentra en el encarecimiento de la luz y de los carburantes. En concreto, uno de los factores que más influyeron en el alza de los precios fue la vivienda, cuya tasa anual se incrementa casi dos puntos y medio, hasta el -0,4% debido a la subida de los precios de la electricidad. También contribuyó, aunque en menor medida, el aumento del coste del gas y el gasóleo para calefacción.

Asimismo, el transporte experimenta una variación del 1,7%, casi dos puntos por encima de la de septiembre. Este repunte es consecuencia de la subida de precios de la gasolina, en contraste con el descenso que registraron en el octubre de hace un año.

Por su parte, los grupos que más contribuyen a abaratar la cesta de la compra en ese mes son los alimentos y bebidas no alcohólicas, que presentan una tasa anual del 0,3%, cinco décimas inferior a la del mes pasado, causada por la estabilidad de los precios de las frutas frescas y los aceites, que subieron en 2015. También el ocio y cultura, cuya tasa desciende cuatro décimas hasta el -1,9%, a consecuencia de la bajada de los precios del viaje organizado, mayor que la de octubre de 2015.

Misma tasa que la eurozona

Además, la tasa del IPC armonizado (homogéneo en toda la UE) se sitúa en el 0,5%, cinco décimas por encima de la registrada el mes anterior. De esta forma registra el mismo nivel que la eurozona, según el dato adelantado de Eurostat, lo que implica que España pierde la ganancia de competitividad vía precios con sus socios de la moneda única.

En cualquier caso, el aumento de la inflación va en la línea mantenida por el Gobierno de que los precios acaben el año con una subida en torno al 1%, algo que no impedirá que la inflación media del año sea negativa por tercer curso consecutivo. Por este motivo el Ejecutivo sostiene que tanto pensionistas como trabajadores consiguen ganar poder adquisitivo este ejercicio.

"La economía española vive una fase de crecimiento robusto compatible con una fase de inflación reducida", ha afirmado la nueva secretaria de Estado de Economía, Irene Garrido. En su opinión, este repunte de los precios "no erosiona el poder adquisitivo de familias, facilita la toma de decisiones de consumidores y empresas y mantiene la fase de crecimiento".

Los sindicatos reclaman subida de salarios

Sin embargo, desde los sindicatos reclaman un cambio en la política económica que implique una mayor revalorización salarial para impulsar el consumo. Además, las centrales recuerdan que el pacto firmado con la patronal reconoce una subida de las retribuciones de hasta el 1,5% este año y los datos muestran que los aumentos hasta octubre son del 1,08%. De hecho, los sindicatos, que ya están negociando con la CEOE y Cepyme la revalorización salarial para el próximo año, confían en que sea superior a ese 1,5% de este ejercicio, algo a lo que se resiste la patronal.

"Si la economía crece, los salarios deben aumentar. Hasta ahora, en nuestro país lo único que aumentan de manera notable son los beneficios empresariales", ha lamentado el sindicato, que ha añadido que la política salarial de 2017 debe ser "la pieza clave para solucionar las necesidades más acuciantes de la economía española".

UGT quiere que los salarios crezcan el próximo año por encima de la previsión media de inflación (1,3%) y de la productividad del trabajo nominal (1,6%) y demanda la inclusión en los convenios colectivos de una cláusula de garantía que se activaría en el caso de que la inflación a final de año fuera superior a la prevista.