El Comercio

El consumo privado y el turismo tiran de la economía asturiana este año

Miguel Cardoso (economista jefe de BBVA Research) y Yolanda Martínez Bajo (directora de la Territorial Noroeste), ayer.
Miguel Cardoso (economista jefe de BBVA Research) y Yolanda Martínez Bajo (directora de la Territorial Noroeste), ayer. / P. LORENZANA
  • El PIB regional crecerá el 2,8% en 2016 y el 2,2% en 2017, según BBVA Research

  • El informe 'Situación Asturias' prevé que el empleo aumente en 10.000 personas en estos dos años y que la tasa de paro baje del 18,6%

La progresiva recuperación de la demanda interna, junto a otros factores de apoyo, como el turismo, han hecho que BBVA Research corrija al alza sus previsiones económicas para Asturias. Según su último informe, la región crecerá un 2,8% en 2016 (dos décimas por encima de lo vaticinado hace tres meses), aunque durante el ejercicio siguiente experimentará una desaceleración ya anunciada, que reducirá el incremento del PIB al 2,2%. Aún así, el crecimiento previsto para 2017 excede también en tres décimas su anterior cálculo. En este sentido, el estudio señala que «Asturias experimentará una menor desaceleración que el conjunto de España», debido a su menor endeudamiento relativo y a una sensibilidad inferior a los cambios en el precio del petróleo.

El consumo privado se consolida de este modo, y apoyado por unas políticas monetaria y fiscal relativamente laxas, como uno de los principales motores del crecimiento regional en 2016 (aunque crece a menor ritmo que la media nacional). Además, el gasto doméstico se ve impulsado por el mantenimiento de unos tipos de interés históricamente bajos y por la mejora de la renta disponible para las familias. Por el contrario, la demanda exterior muestra ciertos altibajos, con una evolución positiva del turismo -sobre todo del extranjero- que se ve favorecido por la caída de los precios del petróleo, pero plantea serias «dudas» en cuanto a las exportaciones de bienes. Estas han mostrado cierta recuperación en los dos últimos trimestres que, sin embargo, resulta insuficiente para compensar la mala evolución de 2015 y del arranque de este año. El informe también recoge que la inversión privada ha ofrecido señales mixtas en la primera mitad de 2016, que el precio de la vivienda no recoge la recuperación de las ventas residenciales o que la obra pública sigue contrayéndose en la región.

En cuanto a la desaceleración prevista para 2017, el estudio especifica que, si bien la política monetaria y los precios del petróleo continúan apoyando el crecimiento, su impacto irá moderándose durante los próximos meses. La materialización de riesgos como el 'Brexit' -que BBVA Research cifra en un impacto de cuatro décimas en el PIB asturiano del año que viene-, un escenario global de crecimiento moderado, la incertidumbre sobre la política económica y el tono menos expansivo de la política fiscal también explican este freno.

Con todos estos datos, el informe asegura que «en el escenario más probable» se crearán cerca de 10.000 puestos de trabajo en la región, reduciendo la tasa de paro hasta el entorno del 18,6%, por debajo de su máximo en 2013 pero aún alejado del 8% previo a la crisis. Eso, lamenta la entidad, no quiere decir que los sueldos o la tasa de temporalidad mejoren.