El Comercio

El juzgado embarga 28 millones a Uminsa por el carbón de Hunosa desaparecido

  • La empresa anuncia que impugnará la ejecución de la sentencia, de enero, y asegura que «no afectará» a sus compromisos con la plantilla y los clientes

La empresa Unión Minera del Norte (Uminsa), perteneciente al Grupo Alonso, recibió el pasado miércoles una comunicación del Juzgado de Primera Instancia número 5 de Oviedo en el que se le informa de que admite la solicitud de ejecución provisional de la sentencia del pasado enero, por la que se la condenaba al embargo de 28.095.062,93 euros. Esta sanción es consecuenciade la demanda interpuesta por la hullera pública por la desaparición del carbón, propiedad de Hunosa, que se encontraban en las instalaciones del Grupo Alonso dentro del denominado Almacén Estratégico Temporal (AETC), que fue una iniciativa adoptada en 2009 del Gobierno central por la que se autorizaba a Hunosa a comprar carbón a las compañías privadas, almacenarlo y venderlo posteriormente a las térmicas. Hunosa presentó la demanda al detectar en las instalaciones un déficit de casi 578.000 toneladas, para lo que en 2013 encargó un informe pericial que determinó la merma denunciada por la hullera pública.

El embargo, en principio, podrá ser aplicado a los pagos pendientes tanto por el Gobierno como por las eléctricas a Uminsa, que perdería así subvenciones y abonos hasta esa cuantía, según argumentó ayer la propia empresa, que mostró especial interés en subrayar que la cantidad que le será embargada «ya figuraba, a instancia de Hunosa, como crédito contingente en el concurso de acreedores de Uminsa y, como tal, fue calificado por los administradores concursales de la sociedad como ordinario para los derechos nacidos después de la declaración del concurso». Además, la empresa señala que la mayoría de sus acreedores ordinarios aprobó en 2014 un convenio para liquidación de sus créditos basado en la propuesta de la propia Uminsa, por lo que, según la argumentación del Grupo Alonso, la ejecución del embargo no sería viable, «al existir un pacto que la afecta y que no es otro que la sumisión por aplicación de la ley concursal al acuerdo mayoritario de los afectados».

En todo caso, Uminsa anunció ayer que, del mismo modo que en su momento apeló contra la sentencia, ahora presentará «de inmediato ante el juzgado un escrito de impugnación de la ejecución planteada por Hunosa», compañía pública contra la que carga al atribuirle la difusión de la información sobre el embargo por su «proverbial indiscrección».

Por último, Uminsa insistió ayer en «enviar un mensaje de tranquilidad para sus trabajadores, proveedores y clientes, que pueden estar seguros de que esto no afectará a sus compromisos».