El Comercio

La primera prueba de un tren viajeros con tracción de gas licuado se hará en Asturias

  • La experiencia piloto, que determinará la viabilidad de una solución con potenciales ventajas ambientales y económicas, se desarrollará en el tramo Trubia-Baiña

El Principado de Asturias acogerá la primera prueba piloto de tracción ferroviaria con gas natural licuado (GNL) de Europa y la primera en el mundo en el sector ferroviario de viajeros con el objetivo de verificar la viabilidad de una solución con potenciales ventajas ambientales y económicas para los tráficos que se desarrollan actualmente con tracción diésel.

Renfe, Gas Natural Fenosa y Enagás llevarán a cabo el ensayo en el tramo Trubia-Baiña para analizar las potenciales ventajas ambientales y económicas que el gas natural puede aportar en el transporte ferroviario por líneas no electrificadas, según indican en nota de prensa.

El proyecto, al que se suman ARMF como integrador ferroviario y Bureau Veritas como certificador y cuenta también con la colaboración del el Institut Cerdà, se enmarca en la estrategia europea de impulso a las energía alternativas y analizará la viabilidad de la adaptación de vehículos ferroviarios para su funcionamiento con motores y depósitos de GNL y el correspondiente análisis técnico, legal, económico y ambiental para la red ferroviaria española y europea.

El acuerdo prevé el desarrollo de la prueba piloto con motor GNL en un tren autopropulsado del parque diésel de Feve (2600) en un tramo de unos 20 kilómetros entre la estación de Trubia y la de Baiña con extensión a Figaredo, en Asturias. Para ello, se sustituirá el motor diésel de una de las dos unidades automotoras pareadas, por otro que consumirá gas natural para su propulsión y se instalarán los depósitos en los que se almacenará el GNL junto con los elementos auxiliares necesarios.