El Comercio

«En épocas de crisis hay recompensas emocionales que no son los salarios»

Victoria Gismera, ayer, en Oviedo.
Victoria Gismera, ayer, en Oviedo. / MARIO ROJAS
  • Victoria Gismera Directora de Peoplematters

  • «No es lo mismo un joven que acaba de salir de la facultad que alguien que lleva años en una empresa y tiene otras motivaciones»

Victoria Gismera, directora de la consultora Peoplematters, impartió ayer el seminario titulado 'Retribuciones. De la administración de salarios a la gestión estratégica de la recompensa', organizado en Oviedo por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD). Esta licenciada en Psicología, con amplios conocimientos en recursos humanos, apeló a la creatividad empresarial para aplicar «recompensas emocionales», que sirven tanto para retener el talento como para compensar las retribuciones salariales en momentos de crisis o dificultades económicas.

¿Qué mensaje ha trasladado a los directivos que han participado en este seminario?

El hecho de que hay otra recompensa distinta a la retribución variable. Hay que abrir la mente a otro tipo de elementos que indican una protección mayor y sirven para atraer y retener personal en las organizaciones.

¿A qué otro tipo de recompensas se refiere?

Además de la pura compensación económica, hay paquetes de beneficios, programas de conciliación, elementos de reconocimiento, de compromiso o herramientas de evaluación y desempeño de funciones que reconocen la carrera profesional. Todo ese conjunto de elementos es lo que llamamos recompensa total.

En Asturias, los salarios bajaron un 3,8% entre 2008 y 2014. ¿Cree que habrá habido otras recompensas durante la crisis?

Precisamente en momentos económicos difíciles es cuando hay que valorar alternativas. Hay que abrir la mente a otras recompensas emocionales que no son los salarios. Se debe tener en cuenta también el entorno en el que nos movemos. No es lo mismo un joven que acaba de salir de la facultad y tiene unas ambiciones y unos objetivos que alguien que lleva ya muchos años en la organización empresarial y le mueven otras motivaciones, preocupaciones o valores. Eso exige innovación y creatividad por parte del empresario.

Experiencia o jóvenes becarios. ¿Cuál es la tendencia actual de las empresas a la hora de contratar?

Depende del objetivo que se persiga. Es cierto que la experiencia puede resultar más cara, pero aporta conocimiento y, en otros casos, en los que no exista competencia, quizá se apueste por jóvenes a los que se quiera formar en la propia empresa.

¿Las empresas saben diagnosticar el talento?

La propia estrategia de recursos humanos debe responder a las necesidades de la organización y tiene que tener herramientas y procesos que ayuden a identificar cuál es el talento para conseguir los objetivos empresariales.