El Comercio

Carmen Escandón, ayer.
Carmen Escandón, ayer. / M. ROJAS

UGT afirma que un 42% de los puestos de dirección en Asturias los ocupan mujeres

  • La ganancia anual media femenina es 6.921 euros inferior a la masculina, lo que sitúa la brecha salarial de la región en el 27,3%, cuatro puntos por encima de la media nacional

Del total de personas ocupadas en puestos de dirección y gerencia en Asturias un 42% son mujeres, según el avance del informe sobre la situación de la mujer en el mercado laboral asturiano que ha elaborado UGT y que ayer presentó su secretaria de Igualdad, Carmen Escandón. Es una cifra que recorta diferencias, aunque no pueda perderse de vista que «las mujeres obtienen mejores resultados académicos que los hombres y, sin embargo, esto no es condición suficiente para acceder a puestos de responsabilidad» en igualdad de condiciones. El avance del informe obedece a los números registrados los diez primeros meses del año. En él se revela, por ejemplo, que Asturias obtiene un indeseable bronce en el podium autonómico de la brecha salarial.

La ganancia anual de las mujeres, cifrada por el sindicato en 18.400,68 euros, es 6.921 euros inferior a la masculina (25.322,01 euros). La brecha salarial alcanza de este modo el 27,3% en la región, cuatro puntos por encima de la media nacional, que no excede el 23,3%, y coloca al asturiano como el tercer mayor diferencial del país, solo por detrás de los de Navarra y Cantabria.

Si se analizan las diferencias salariales por hora, Asturias pasa al primer lugar. En este caso, la brecha regional alcanza el 19%, frente al 13% español. UGT explica estos datos, en parte, por la estructura productiva de la comunidad, con un fuerte peso de actividades como la industria y la minería -donde hay un claro predominio de los hombres-, que cuentan con salarios más elevados que sectores como los servicios, donde se impone la presencia femenina. El informe también hace referencia a esta «elevada» segregación funcional: del total de mujeres ocupadas, el 91,2% está empleada en el sector servicios (un 63%, en el caso de los hombres).

En cuanto a los datos de paro registrado, en los diez primeros meses del año, las asturianas presentaron unos mayores niveles de desempleo que los hombres: 46.465, frente a 39.620 parados de la región. A esto hay que añadir una menor caída interanual, del 5,1% en el caso de las mujeres, frente al descenso masculino del 8,6%.

Este año no ha sido bueno para las mayores de 45 años, entre las que el desempleo ha menguado menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior: un 0,8%, frente a la reducción del 3,7% del sexo opuesto. «Analizando la evolución por edades se aprecia cómo las diferencias entre sexos aumentan con la edad, de manera que las caídas del paro son más intensas entre la población más joven», apuntan desde el sindicato. Así, entre las menores de 25 años el desempleo retrocede un 10,3% y, entre los 25 y los 45 años, un 8,2%. Esto, a juicio de la central, «pone de manifiesto cómo la necesidad de la conciliación recae sobre las mujeres y eso hace que aumenten las diferencias con la edad».

La ocupación, sin embargo, crece más intensamente entre las mujeres, con una subida del 3,6% (el 0,2% entre los hombres), debido a la buena marcha del sector servicios, frente a la pérdida de empleo en sectores «como la construcción y la industria».

El estudio también señala que de acuerdo con los datos de la EPA, en los tres primeros trimestres de 2016 las mujeres sufrieron de manera más intensa la precariedad laboral. Su tasa de temporalidad se situó en el 26,8%, tres puntos por encima de la masculina. Por otra parte, del total de ocupados a tiempo parcial, un 77% son mujeres. Y, en lo que a la tasa de actividad se refiere, el 47,7% de la femenina se queda a nueve puntos de la masculina. La tasa de empleo es seis puntos inferior a la de los hombres, con un 39,5 y un 45,3% respectivamente. La de paro (17%), así las cosas, también está por debajo de la masculina (20,1%).