El Comercio

Barcelona multará a Airbnb y HomeAway con 600.000 euros

El Ayuntamiento ha contabilizado 3.812 pisos en Airbnb y 1.744 en HomeAway sin licencia.
El Ayuntamiento ha contabilizado 3.812 pisos en Airbnb y 1.744 en HomeAway sin licencia. / Reuters
  • El Ayuntamiento anuncia expedientes sancionadores a estas dos empresas por "anunciar pisos sin las licencias adecuadas"

El Ayuntamiento de Barcelona, la ciudad más visitada de España, quiere imponer multas de 600.000 euros a las plataformas de alquiler turístico Airbnb y HomeAway por anunciar pisos sin las licencias adecuadas, ha anunciado el consistorio este jueves.

El Ayuntamiento "ha impuesto dos nuevos expedientes sancionadores a las plataformas Airbnb y HomeAway (...) que derivarán en una sanción a cada una de 600.000 euros", ha señalado el gobierno municipal en un comunicado. Las compañías pueden recurrir la decisión.

El Ayuntamiento contabilizó 3.812 pisos en Airbnb y 1.744 en HomeAway que no disponían de la licencia necesaria. "No es asumible que haya miles de pisos operando sin licencia y de forma ilegal, sin pagar impuestos y causando perjuicios a los vecinos", señaló la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, en una entrevista radiofónica.

Tras su llegada al poder en junio de 2015, Colau intenta mitigar los efectos del crecimiento desenfrenado del turismo en la ciudad en los últimos años, que provoca conflictos con los vecinos por los ruidos, la degradación de algunas zonas y el encarecimiento de los precios.

La ciudad de 1,6 millones de habitantes recibe a millones de turistas cada año que también generan entre un 12 y un 14% del PIB municipal. "El turismo es un activo positivo para la ciudad pero estaba desequilibrado", dijo Colau.

Su equipo aprobó una moratoria temporal a la apertura de nuevos hoteles en la ciudad que quiere convertir en definitiva en los barrios más céntricos e inició una ofensiva contra los pisos turísticos ilegales, que según algunos estudios superan la oferta hotelera convencional.

En diciembre de 2015, multaron con dos multas de 30.000 euros cada una por la promoción de pisos sin licencia y por ignorar los requerimientos del ayuntamiento para que los retiraran.